Archivo

Archive for the ‘Amistad’ Category

Feliz navidad, la guerra puede terminar

Aunque ya pasó la Navidad, se sigue respirando en la atmósfera los buenos deseos y sentimientos de esta época, y debido a esto es que les comparto esta historia que nos enseña que la magia de la Navidad en ocasiones puede hacer desaparecer sentimientos negativos y volvernos a contactar con nuestra humanidad. Les presento un resumen de esta historia:

Se conoce como Tregua de Navidad a un breve alto el fuego no oficial que ocurrió entre el Imperio Alemán y las tropas británicas en la 1a Guerra Mundial durante la navidad de 1914. La tregua comenzó en la víspera de la Navidad, el 24 de diciembre de 1914 cuando las tropas alemanas comenzaron a decorar sus trincheras, luego continuaron con su celebración cantando villancicos, específicamente Stille Nacht (Noche de paz). Las tropas británicas en las trincheras al otro lado respondieron entonces con villancicos en inglés.

Ambos lados continuaron el intercambio gritando saludos de Navidad los unos a los otros. Pronto ya había llamadas a visitas en la tierra de nadie, donde pequeños regalos fueron intercambiados: whisky, cigarrillos, etc. La artillería en esa región permaneció silenciosa esa noche. La tregua también permitió que los caídos recientes fueran recuperados desde detrás de las líneas y enterrados. Se condujeron ceremonias de enterramiento con soldados de ambos lados del conflicto llorando las pérdidas juntas y ofreciéndose su respeto. Británicos y alemanes se reunieron para leer un fragmento del Salmo 23: de la Biblia.

En muchos sectores la tregua sólo duró esa noche, pero en algunas áreas duró hasta el año nuevo, e incluso hasta el mes de febrero. La tregua ocurrió a pesar de la oposición de los niveles superiores de los ejércitos. (Fuente: Wikipedia).

Y si esto pasó en plena 1a Guerra Mundial entre dos ejércitos enemigos, ¿qué tregua personal podemos hacer nosotros, ¿con quién podríamos reestablecer relaciones? ¿con qué parte de nosotros podríamos conciliarnos? ¿podríamos dejar a un lado algo que nos esta estorbando a nivel emocional? si los alemanes y británicos pudieron ¿por qué nosotros no? ¿qué tregua harían ustedes y qué les ayudaría a realizarla? Bueno, espero que se lleven esta reflexión y les comparto un documental subido a Youtube sobre esta historia. Saludos!!!!!

 

La fuerza del perdón: la historia de Phyllips Rodríguez y Aicha el-Wafi

Hace poco más de un año escribí una serie de post acerca del daño que nos causa guardar rencor y odio hacia una persona o situación así como de los beneficios que nos trae a nuestras vidas el poder perdonar (donde incluí un video que contiene una meditación acerca del perdón).  Hace apenas unos días vi un video en el sitio TED que relata la historia de dos mujeres -Phyllis Rodriguez y Aicha el-Wafi- que han establecido un lazo de amistad a partir de los atentados terroristas del 2001 a las Torres Gemelas de Nueva York, en donde los hijos de ambas estuvieron involucrados. Sin embargo, la manera en que se vieron involucrados los hijos de cada una de ellas fue muy distinta, ya que mientras el hijo de Phyllis Rodríguez falleció a partir del ataque al World Trade Center, el hijo de Aicha participó en el ataque terrorista. El hijo de Aicha fue capturado por el gobierno estadounidense y antes de ser juzgado Aicha se reunió con un grupo de madres que habían perdido a sus hijos debido al ataque terrorista. En este grupo se encontraba Phyllips, con quien empezó a establecer un vínculo de amistad que ha servido también para mitigar el dolor y odio en ambas mujeres. Para quienes quieran conocer más acerca de esta historia les recomiendo que visiten el sitio web “The Forgiveness Project” donde además de esta historia, encontrarán otras historias de perdón. Además les comparto el video de estas dos mujeres en las conferencias TED. En próximos posts estaré retomando el tema del perdón y lo que algunos psicólogos han comentado al respecto.

50,000 visitas: derrumbemos actitudes de discriminación social

En esta semana este blog llegó a las 50,000 visitas!!!! Antes que nada, gracias a los lectores de este blog y espero que lo sigan visitando y ójala tenga también el gusto de contar con sus comentarios acerca de los temas de psicología que se comentan aquí o de los que les interesaría que se comentaran. Un tema recurrente en este espacio ha sido el de la búsqueda de una convivencia armoniosa, en este sentido, he mencionado ciertos sectores de la población que en algún momento han sufrido esto: mujeres, niños o personas con orientación homosexual  , y podemos pensar en otros sectores de la población que también la sufren, como los índigenas, ancianos, personas que pertenecen a etnias o religiones diferentes que la mayoría, etc. Sin duda alguna, el antídoto a estas actitudes discriminativas es permitirnos superar los estereotipos negativos que pudieramos tener y valorar a todo ser humano pos sus valores, acciones, pensamientos o sentimientos en lugar de por ciertas características físicas, religiosas, de sexo, etc. Les quiero compartir esta tremenda historia -que presentó Televisa durante los pasados Juegos Olímpicos- acerca de alguien que rompio con esta idea de discriminación en la época del nazimos en Alemania, realmente es impactante y nos deja como enseñanza que cada quien puede poner su “granito de arena” para evitar estas conductas de discriminación. Sólo me queda invitar a que disfruten -y tal vez, se conmuevan- esta historia y agradecerles de nuevo por los 50,000 hits a los que ha llegado este blog.

La soledad y los números primos (permitirnos o no tener relaciones sentimentales)

De acuerdo a los expertos, la condición principal para que se establezca una relación de amor o amistad es la posibilidad de que dos personas coexistan e interaccionen en un mismo espacio. Los lugares más comunes en que se presenta esta interacción y vamos construyendo estas relaciones han ido cambiando a lo largo del tiempo, por ejemplo, hace algunas décadas era común hacer amigos y que se formaran “parejitas” cuando se iba a la Iglesia los domingos o en las fiestas de la comunidad; ahora, en nuestros días, los ámbitos escolares y laborales sin duda alguna son los más relevantes para formar estas relaciones, incluso ya no sólo debemos pensar en un espacio “físico” de interacción, sino también en espacios “virtuales”, cada vez es más común que conozcamos parejas de amigos, novios o esposos, los cuales construyeron su relación a partir de encuentros en Internet. Ahora bien, no con todas las personas que interaccionamos en un espacio -físico o virtual- vamos a entablar una relación, además se necesita que haya algún tipo de atracción -física, espiritual, emocional, etc.- a veces nos atraen las personas que son un poco distintas a nosotros -es decir, que nos complementan- y a veces las que se nos parecen más -que nos son similares. Con respecto al amor, es posible que conozcamos historias de parejas donde se dan estas dos condiciones -oportunidad de interacción y atracción mutua-, que parecieran que están destinados para ser el uno para el otro, pero que por alguna razón no se llega a dar una relación de amor, ¿qué es lo que sucede en estas situaciones? Precisamente esto me da pie a mencionar a cuatro personajes de novelas que he leído en el último par de meses y que ejemplifican los diferentes caminos a la que nos lleva el abrirnos o no a una relación sentimental:

En primer término, esta Nikki Eaton (de la Novela “Mamá” de Carol Oates) quien tiene que superar encontrar el cadáver de su madre tras haber sido asesinada en su casa y estar viviendo una relación inestable con un hombre mayor que ella y casado.

El segundo personaje es Nathan Glass (“Brooklyn Foolies” de Paul Auster), quien a sus 69 y tantos años y tras haber padecido cáncer y tener conflictos con su ex-esposa y su hija, decide regresar a Nueva York (Brooklyn), donde piensa que va a pasar de manera solitaria -y aburrida diría yo- los últimos años de su vida

Y por último, tenemos a Alice y Mattia (“La soledad de los números primos” de Paolo Giordanno), la primera, quien en su infancia sufre un accidente al caer practicando ski, lo que le provoca una lesión en la pierna que le impide caminar normalmente y que hace que se sienta inferior a las chicas de su edad, por lo que desea pasar desapercibida al grado de no querer comer para desaparecer. Por su parte Mattia provoca de manera indirecta la muerte de su hermana gemela -que sufría un retraso mental-  al asistir a una fiesta de cumpleaños y decidir dejarla por unas horas sola en un parque en el cual iba a desaparecer en un río.

¿Qué une a estos personajes? Todos ellos estan o han afrontado uno o varios eventos traumáticos que ha fracturado sus relaciones personales -tanto de amor como de amistad- y en algún momento de sus respectivas historias podemos percibir un grado importante de soledad en sus vidas.

¿Qué los hace diferente? La oportunidad que se permitieron Nikky y Nathan para reestablecer relaciones fracturadas (ella con su hermana y las vecinas de su madre y él con su sobrino y su hija) y abrirse a nuevas relaciones de amor, las cuales se fueron conformándose de manera paulatina, a pesar de que dichas personas no correspondían a sus estereotipos de hombre o mujer ideal. El resultado para ellos: una transformación con respecto a la manera de ver la vida, de relacionarse con los demás y un bienestar emocional. En contraste, tenemos a Alice y Mattia, quien a lo largo del período narrado en la novela La soledad de los números primos, en varias ocasiones sus vidas se cruzan y se puede apreciar un sentimiento de amor que existe entre ellos, y que sin embargo no permiten darse la oportunidad para expresar sus sentimientos que sienten havia el otro y a empezar una relación de pareja. Me parece importante mencionar que debido a esta característica de los personajes es que el autor de esta novela, Paolo Giodianno, usa la métafora de “los números primos gemelos”, que son aquellos que se encuentran muy cercanos, pero que nunca se podrán juntar porque hay un número enmedio de ellos que los separa, por ejemplo, el 11 y el 13 (Por cierto, les comparto un video donde el autor habla acerca de esta novela). El resultado en estos personajes es el autoexilio a su mundo de soledad y sobre todo no disfrutar del sentimiento de amor que se manifiesta entre ellos.

Después de comentar las características de estos personajes ¿Cómo describirían su historia sentimental? ¿se parecería más a la de Nikky y Nathan o a la de Alice y Mattia? ¿Te describirías como “un números primo”? (Creo que muchos de nosotros por lo menos alguna vez en la vida nos hemos sentido tan solitarios sentimentalmente como estos números). Como reflexión final, me parece que tendríamos que evaluar qué es lo que en realidad queremos en nuestras vidas con respecto a nuestras relaciones de amor y amistad, qué tan satisfechos estamos con éstas, qué es lo que hemos hecho bien para repetirlos y qué tendríamos que modificar para mejorarlas. En los próximos posts, hablaré de que factores pueden llevarnos a vivirlas de una manera positiva cuando las tenemos.

La importancia de las relaciones de amor y amistad en nuestras vidas

Febrero es considerado el mes del amor y la amistad, para algunos es buena oportunidad para compartir con los amigos, el novio, la novio, esposo, esposa, para muchos otros estos días son insoportables ya que los ven como producto del consumismo de nuestros días. Independientemente de la posición que tengamos, es indudable que las relaciones de amor y amistad son importantes en nuestras vidas y que muchas disciplinas han estado interesadas en estudiarlas y han postulado diversas teorías acerca de ellas. Con respecto a la amistad, el médico De la Rua nos menciona las siguientes ventajas de estas relaciones:

Los amigos son una fuente importante de identidad, son los que saben “quiénes somos realmente” y nos aceptan tal cual (Allan 1989, Bidart 1991, 1993). También nos hacen la vida más agradable y más fácil: comparten nuestros intereses e ideas (Lazarsfeld y Merton 1954, Bidart 1991), nos ayudan tanto con las cuestiones de la vida cotidiana (Wellman et al 1988, Wellman y Wortley 1990), como con los momentos de grandes crisis existenciales (Ferrand 1993). Fuente: De la Rua, F. (2003). La dinámica de las redes de amistad. La elección de amigos en el programa Erasmus.

Las relaciones de amistad se basan en aceptar al otro cómo es y en la seguridad de que esa aceptación y apoyo es recíproco. A comparación de otras relaciones, aquí no hay una obligación por ofrecer algo a cambio de lo recibido. Las relaciones basadas en el amor no deberían presentar características diferentes de las de la amistad, es decir, también estarían caracterizadas por el apoyo y la aceptación mutua además de una atracción física y deseo por el otro. Lamentablemente, no todas las relaciones basadas en la amistad y en el amor transcurren de manera positiva, en este mismo blog ya he hablado acerca del tema de relaciones o amistades tóxicas y de violencia en las relaciones (en este mes profundizaré más acerca de las características “positivas” y “negativas” en las relaciones de amor y la amistad).

Y para empezar a reflexionar acerca de estos temas, les quisiera realizar el siguiente cuestionamiento ¿qué tan complejo es construir una relación de amor y/o amistad? ¿cómo ha cambiado el significado de estas relaciones en nuestra época de Internet? ¿qué tanto somos responsables nosotros acerca de tener o no una buena red de amigos? La película “Mi mejor amigo” nos ayuda a cuestionar estos temas a partir de su planteamiento principal: 

La historia se centra en François, un anticuario de mediana edad que vive en una casa de lujo y lleva una vida social muy entretenida. Al menos eso cree hasta que, en la celebración de su cumpleaños junto a un grupo de personas a las que considera como sus allegados más queridos, advierte que ninguno lo quiere en realidad y que no tiene amigos. La gente lo ve como arrogante y egocéntrico. Su socia, Catherine, decide realizarle una apuesta: si no logra conseguir “su mejor amigo” en un plazo de diez días, deberá darle un espectacular jarrón griego que acaba de comprar. Si François lo logra, en cambio, podrá quedarse con el costoso jarrón. El anticuario acepta la apuesta y comienza a buscar infructuosamente en su agenda de contactos algún conocido que pueda encajar en el rol de mejor amigo. Sin embargo, el destino le presenta a un taxista llamado Bruno, simpático y afectuoso. François enseguida envidia la facilidad de Bruno para entablar relaciones con la gente y lo contrata para que le enseñe cómo hacer amigos. Fuente: Sitio web Pochoclos

Y ustedes ¿qué tan seguros están de contar realmente con amigos? ¿qué han hecho para tenerlos, o no? ¿quiénes pensarían en ustedes como verdaderos amigos? ¿cómo nos cambia la vida estar abiertos a estas relaciones? Y en los siguientes posts -a partir de la historia de tres novelas- empezaré a comentar precisamente como es que nosotros nos permitimos o no en muchas ocasiones vivir estas relaciones tan importantes en la vida de todo ser humano. Saludos.

Navidad y Psicología Positiva

La navidad se acerca y es un momento en el cual es más fácil para muchas personas conectarse con sentimientos y aspectos positivos: espiritualidad, amistad, gratitud, perdón, etc. (temas de los cuales ya se han hablado en este blog). En lo particular, me gusta esta época del año porque tengo la oportunidad de ver a los amigos/as que por cuestiones de trabajo o escuela no he visto de manera frecuente a lo largo del año. Desde que iba en la secundaria empecé a tomar una real conciencia de la importancia de los amigos y cuando estudié psicología, vi con agrado que los modelos psicológicos en los cuales basó mi trabajo le dan una gran importancias a las relaciones de amistad -a pesar de que las investigaciones científicas en psicología no son abundantes. ¿Se han puesto a pensar que sería de sus vidas sin la presencia de alguno de sus amigos?, entre los principales beneficios que recibimos se encuentran los siguientes: compañía, conversación, conocimiento útil, apoyo psicosocial, material y afectivo, e incrementa de manera positiva nuestro bienestar físico y psicológico. Además, recordemos que la amistad es recíproca, es decir, a través de ella no sólo recibimos sino damos un beneficio a los demás, lo cual, nos lleva a poner en práctica varias de nuestras fortalezas a lo largo de nuestras relaciones amistosas, por lo que también deberíamos preguntarnos ¿qué sería de la vida de alguno(s) de nuestros amigos sin nuestra presencia? ¿qué hemos aportado a sus vidas? Sin duda alguna, nuestra vida sería muy distinta sin la presencia de ellos.

¿Qué elementos conforman una relación de amistad? Sin duda alguna, las´”fórmulas” del amor o la amistad no son el 100% exactas, pero si nos dan una aproximación a los ingredientes que la conforman. Con lo que respecta a la amistad, podemos identificar los siguientes elementos: afecto positivo (que comprendería todos los aspectos relacionados al área emocional); intimidad (posibilidad de compartir sueños, tristezas, alegrías, temores, etc., es decir, nuestros aspectos más personales); confianza mutua (creemos firmemente que la información compartida con la otra persona no será utilizada de forma nociva para nosotros, ni que nosotros la compartimos con el fin de poner en “aprietos” a nuestros amigos); disponibilidad (en lo posible, sabemos que podemos contar con nuestros amigos en el momento que los necesitemos).

¿Cómo fortalecer nuestras relaciones de amistad? Tanto el amor como la amistad son relaciones que se cultivan, es decir, esta en nuestras manos poder fortalecerlas o que se debiliten (sin olvidar, que son relaciones bidireccionales, es decir, que exista o no la relación es decisión y responsabilidad de ambas partes, es imposible que sigamos siendo amigo de alguien que ya no lo desea). Entre las estrategias que podemos usar para mantenerla se encuentran las siguientes: busca y aprovecha distintos espacios para compartir con tus amigos; cuando converses con tus amigos, recuerda que un aspecto fundamental es escuchar y sintonizarte con sus emociones (“ponerse en sus zapatos”) ; expresa de manera clara y con hechos tu disposición para brindar apoyo a tus amigos y no te intimides para solicitarlo en el momento que lo necesites. Fuente: Zacaggnini, J.L. (2006). La Amistad. Una perspectiva desde la psicología positiva.

Y mi mejor deseo para esta navidad es que compartan con sus seres queridos -ya sea la familia, los amigos, etc. Y para finalizar, les dejo este antiguo y clásico anuncio de Coca-cola que nos recuerda algunos aspectos positivos relacionados a esta temporada. Bueno, como estos días son de descanso, nos leemos en una semana con el último post del año.

Relaciones tóxicas

tóxicHace unos días estaba hablando con una de mis mejores amigas acerca de nuestra lista de personas que consideramos amigos, pero también salió a la luz a aquellos que en algún momento de nuestra vida los consideramos personas muy cercanas y en algún momento decidimos ya no hacerlo, ¿la razón?, hay muchas, como aquellas con las que dejamos de tener contacto y que en realidad si las volviéramos a ver seríamos casi extraños a estas alturas de la vida (aunque tengo que admitir que en mi caso, a muchas personas que no he visto por mucho tiempo los sigo “nombrando” y considerando mis amigos). Sin embargo hay una causa que me parece importante para “expulsar” a una persona de nuestra lista de “relaciones cercanas”: cuando nos damos cuenta que una relación personal se ha vuelto tóxica para nuestras vidas. En la literatura especializada este tipo de relaciones reciben diferentes denominaciones: “destructivas”, “negativas”, “tóxicas” y por lo general se hace referencia a ellas en las relaciones de pareja, sin embargo no se limitan a ellas, estas relaciones tóxicas se pueden presentar con amigos, familiares, compañeros de trabajo o escuela, etc., y comparten ciertos rasgos que se presentan en las relaciones de violencia, y es que en un primer momento la persona con la que nos vinculamos no ejerce ningún efecto tóxico en nuestras vidas, de ahí que nos relacionemos emocionalmente con ella y que posteriormente sea difícil romper dicho vínculo. Antes de mencionar algunas de las principales características de estas relaciones, quisiera señalar un factor común a ellas que nos puede ayudar a identificar que estamos en una relación tóxica: “gran parte del tiempo sufrimos a causa de esta relación”. De ahí la importancia de aprender que nuestras relaciones personales no deberían estar basadas en el dolor y en el sufrimiento (a pesar de aquel dicho tan frecuentemente usado por generaciones anteriores: “quien bien te quiere, te hará llorar”). Darnos cuenta de esto se oye fácil, pero en realidad en muchas ocasiones esto es complejo, e implica valorarnos a nosotros mismos y permitir vivirnos otro tipo de relaciones basadas en la solidaridad y otros aspectos positivos –tema que deseo retomar en el siguiente post. Por último, les dejo algunos indicadores que encontré en la red para identificar las relaciones tóxicas y les invitó a que se “independicen” de ellas:

1. Te sientes incomoda(o) por comentarios o descalificaciones que hace con respecto a ti, a tu familia, tu trabajo o amistades y en ocasiones esto te puede llevar a renunciar a algunas de estas relaciones.

2. Consideras necesario mentir, ocultar u omitir datos para que no se enoje, te lastime o se aleje de ti.

3. Sientes que quieres demasiado esa relación, por eso haces lo que te pide con tal de que no deje de quererte o se aleje de ti. Esto te hace sentir presionada(o).

4. Te sientes obligada(o) a hacer cosas como comer, vestir o hablar de cierta manera para complacer a la otra persona.

5. Haz sentido que esta persona te humilla, te avergüenza o no cumple con compromisos establecidos contigo. Esto te ocasiona malestar aunque luches por convencerte de que es una buena relación para ti.

6. La otra persona se adjudica el derecho de controlar tu vida y tu conducta.

7. Desvaloriza tus opiniones, sentimientos y logros.

(Fuentes: Plenilunia.com y Codependencia’s weblog)