Archivo

Posts Tagged ‘felicidad’

Como disfrutar la Navidad -y no morir en el intento

Estamos a poquísimos días de celebrar la Navidad, fecha asociada a aspectos positivos como la paz, la alegría, la espiritualidad, la convivencia. Sin embargo la Navidad tiene también un lado oscuro, ya que es común hacer un recuento de lo que nos sucedió en el año y debido a esto, tener los “sentimientos a flor de piel”, y lamentablemente en muchas ocasiones dichos sentimientos no son precisamente de alegría o felicidad, sino de tristeza, enojo o nostalgia -muchos colegas míos deciden no tomarse vacaciones en esta época debido a las solicitudes de atención debido a depresiones navideñas. A continuación les enlisto algunas ideas o consejos para sobrevivir a esta época y disfrutarla de la mejor manera, espero que les sea de utilidad:

1. Tener presente que el principal objetivo de  la celebración navideña es disfrutarla. Parecería obvio, pero esta es la primera idea que les comparto, y es que en realidad hay familias que “sufren” esta celebración por la presión de que todo quede “perfecto”, y én lugar de estar disfrutando todo este ritual navideño se pasan agobiados en que nada resulte mal. Y aunque parezca frase “cliché” la navidad “perfecta” no la hace la cena, árbol o decoración megacorrectos, sino la perfecta armonía de quienes participan en ella.

2. Participar de manera activa y comprometida en los rituales familiares navideños es una situación que impacta de manera positiva en nuestro bienestar. Estos rituales pueden abarcar desde el momento previo a la celebración hasta posterior a ella, y supongo que esto se hace extensivo a muchos países, pero en México he visto un sinnúmero de rituales, desde el involucramiento de todos los invitados en la cena navideña, el clásico intercambio de regalos, participar en la “arrullada” del niño dios -para los católicos creyentes-, el brindis, etc. El estar involucrado o no en dichos rituales marca una diferencia en muestra sensación de felicidad de acuerdo a una investigación realizada en España.

3. Aprovechar esta temporada para reconectar redes sociales. Ya se ha hablado en este blog anteriormente acerca de la importancia que tienen las redes de apoyo en nuestras vidas, y en esta época en que por lo menos se tienen un par de días de asueto es un buen momento para contactar a aquellas personas que han sido importantes en nuestras vidas y con las cuales tal vez no hemos tenido contacto durante el año. Y una sugerencia al respecto, no dejemos esto para el último momento, no esperemos a que falte una hora para la Navidad -o bien, para el Año Nuevo- para querer llamar a esa persona a la cual no le hemos hablado durante el año, aprovechemos las semanas previas a estas festividades para contactarnos con ellos -seguramente tendrán más tiempo para platicar en vivo, por teléfono o internet con nosotros.

4. Aprender a disfrutar la navidad de manera individual. Por diversas circunstancias algunas personas pasan estas festividades lejos de sus seres queridos, por lo que sería importante aprovechar esta época para contactarnos con nosotros mismos y “apapacharnos” emocionalmente. Y para este fin les recomiendo para que chequen el post “Reconectando a nuestro niño interior” donde les compartía un ejercicio y una canción para reencontranos de manera positiva con nosotrso mismos, además de que también les recomiendo un artículo interesante del psicólogo Sergio Montoya “Navidad fuera de casa”, donde se mencionan sugerencias para quienes pasan la navidad lejos de su lugar de origen (además, creo que estas sugererencias puedn ser útiles no solo para migrantes sino para otras personas que pasan estas festividades lejos de sus seres queridos).

Y finalmente, pues recordar que también es válido no querer celebrar estas fechas, pero que lo importante es que ya sea que celebremos o no, tomemos como pretexto esta época para planear como hacer de nosotros mejores personas. ¿Y ustedes que añadirían a estas sugerencias? Saludos!!!!!!!!

En búsqueda de la felicidad ¿alguien se apunta al viaje?

Antes que nada, agradezco a todas las personas que han visitado este blog en los últimos meses en que he andado ausente, realmente me sorprende que la afluencia de visitas aún sin posts nuevos ha seguido siendo la misma y en este recién cumplido tercer año de vida de este blog (y 4a temporada) ¡¡¡¡ha superado los 200, 000 hits!!! A tres años de iniciar este proyecto quiero compartir con ustedes un poco acerca del porqué de este sitio. Como se habrán dado cuenta, soy un optimista incurable, y aunque eso no me quita que tenga rachas malas -como todos- soy un convencido de que la vida nos puede proporcionar un sin fin de elementos para disfrutar de la vida. Apenas hace unas semanas platicando con una amiga, me comentaba que ella desearía que nadie sufriera en la vida, y aunque es un bonito deseo, le mencionaba que el sufrimiento es algo a lo que tenemos que enfrentarnos, ya sea en poca o mucha cantidad, es algo inherente en la vida, pero que, afortunadamente también podemos aprender a afrontarlo de la mejor manera posible. Como psicólogo que soy, he tenido la oportunidad de conocer un amplio “Bufett psicológico” de técnicas y estrategias, algunas buscan minimizar nuestras emociones negativas y otras buscan maximizar nuestro potencial y emociones positivas, y como todo buen “buffet”, habrá a quién le agradé más un platillo -estrategia- que otro, o incluso que no le gusté o le sea indiferente, pero lo importante es conocer que están ahí y poderlas consumir en el momento apropiado. En mi vida yo he tenido la fortuna de que muchas personas me hayan ayudado a descubir este amplio “bufett” que he degustado varias veces -asimismo, también he elegido mis alimentos favoritos y descartado otros, aunque sean considerados de alta cocina europea vienesa-, y así como yo tuve esta fortuna, me agrada también compartir por este medio un poco de este amplio menú, y en específico, espero que los diversos “platillos” que les comparta esta temporada promuevan en nosotros -y si, yo también me incluyo en los beneficiarios- mayores dosis de emociones positivas y bienestar, y que nos fortalezcan nuestras defensas psicológicas cuando enfrentemos esos pequeños o grandes baches que seguro vendrán en el 2012. ¿Cómo ven este objetivo que me planteo? Bueno, espero sus comentarios e ideas sobre temas que comentar ahora que arranca esta temporada. Y para iniciar con el pie derecho espero que tengan una sonrisa en su rostro y les comparto este video que encontré en Youtube y que habla sobre la importancia de sonreir, saludos!!!!!!

Gracias por esperar

Parafraseando a una producción discográfica de los 90s de un famoso cantante que lanzaba un disco después de 8 años de ausencia, yo también les agradezco a los seguidores de este blog por su paciente espera ante mi ausencia para escribir nuevos posts. Y para reincorporarme poco a poco les comparto este interesante video presentado en las conferencias TED, donde, a través de un creativo documental, donde el diseñador Stefan Sagmeister nos presenta algunos datos importantes acerca de qué situaciones nos proporcionan felicidad. Creo que es un buen entremes para los siguientes temas que deseo compartirles en este espacio. Saludos again!!!!!

Regalar flores genera felicidad

¿Te has puesto a reflexionar acerca de como algunas “pequeñas” cosas pueden influir de manera importante en nuestras vidas? Hace apenas unas semanas en un curso estaba viendo un documental sobre el suicidio y uno de los psicólogos entrevistados comentó acerca de una investigación llamada “estudio de las cartas afectuosas”, donde un grupo de pacientes con tendencias suicidas recibían una carta de su médico con un sencillo mensaje: “pensamos en ti, espero que estes bien, estamos aquí si nos necesitas”. Posteriormente a recibir estos mensajes, disminuía el nivel de ideación y planeación suicida.

Otra investigación que llamó mi atención es la realizada por la psicóloga Jeannette Haviland-Jones quien trabaja en la Universidad Estatal de Nueva Jersey. Dicha investigación se centró en la relación que existe entre obsequiar flores y la satisfacción y felicidad personal. De manera general, se encontró que existen claros indicios de aumentos significativos en las emociones positivas de quién recibe flores. Entre los resultados más destacados por diversos sitios de internet acerca de este estudio se encuentran los siguientes:

1. Las flores tuvieron un impacto inmediato sobre la felicidad. Todos los participantes expresaron rasgos de felicidad y respondieron con una sonrisa verdadera al recibir las flores, lo que demuestra alegría extraordinaria y gratitud. Esta reacción es universal y ocurrió en todos los grupos de edad.

2. Las flores tuvieron un efecto positivo a largo plazo en los estados de ánimo. En concreto, los participantes del estudio reportaron sentirse menos deprimidos, ansiosos y agitados después de recibir flores, y mostraron un mayor sentido de disfrute y satisfacción con la vida.

3. Recibir flores fortaleció el nivel de intimidad de las relaciones interpersonales. La presencia de las flores dió lugar a un mayor contacto con la familia y amigos. Fuente: Rutgers Behavioral Study Links Flowers and Life Satisfaction.

Les invitó a que lean el estudio completo: An Environmental Approach to Positive Emotion: Flowers. Y espero que reciban y regalen muchas flores en su vida, yo por lo mientras les comparto este video de Youtube que contiene muchas flores y una bonita música de fondo para relajarnos.

Encontrar las cosas que hacen que valga la pena vivir

Hace poco vi o escuché la siguiente pregunta: “¿qué es lo que para ti, hace que valga la pena vivir?”. Más que una respuesta general me parece que esta pregunta nos lleva a reflexionar sobre las múltiples situaciones que en realidad nos llevan a disfrutar del mundo y que en ocasiones dejamos a un lado. En esta semana comentaba en una clase, que en lo personal, cuando no tengo tiempo para ir a correr, ir al cine por lo menos dos veces al mes -o para escribir frecuentemente en este blog- debo de tomarme un tiempo para reflexionar que esta pasando en mi vida para que no pueda realizar estas actividades que disfruto tanto. Al respecto, Bárbara Fredrickson, quien es una de las principales representantes de la Psicología Positiva, menciona que las personas altamente felices tienen una proporción 3 a 1 de eventos positivos-negativos.

En su sitio web, Fredrickson presenta un cuestionario de positividad para que podamos checar nuestra proporción personal entre positividad-negatividad, mientras tanto les quiero compartir otro ejercicio propuesto por esta autora y al que podemos nombrar como “Manantiales y Minas” (M & M).

Manantiales: sucesos que nos proveen positividad

¿Qué son los manantiales? serían todas aquellas cosas que disfrutamos, nos hacen felices y nos permiten gozar de la vida.

¿Qué son las minas? serían todas aquellas cosas que nos ponen tristes, estresados o de mal humor y que evitan que disfrutemos de la vida.

Ahora bien, ¿cómo descubrir nuestros manantiales y minas personales?. Fredrickon sugiere recordar lo que hicimos el día de ayer y realizar los siguientes pasos:

  1. Anota cuando te despertaste y cuándo te acostaste.
  2. Reconstruye tu día, como si escribieras un diario. Dívide tu día en episodios y ponles un número y un breve título. Por ejemplo, en mi caso, el inicio del día de ayer quedaría de la siguiente manera:
  • 7:10-7:20 levantarme y vestirme (0)
  • 7:20-7:45 transladarme a correr al bosque (1)
  • 7:45-8:30 calentar y correr (4)
  • 8:30-8:45 desayunar en el bosque… (3)

Minas: sucesos que nos generan negatividad.

Fredrickson propone que cada episodio sea evaluado a través de 10 emociones, lo cual se puede acceder a través de su sitio web, sin embargo también podemos evaluar cada episodio de la siguiente manera:

  1. Subraya de verde aquellos episodios que consideres tus “manantiales” (que te hayan traido positividad). Asígnales un número entre 0 y 3, de acuerdo a la intensidad positiva que te hayan traído (0= mínima intensidad, 3= máxima intensidad). Calcula el tiempo total que abarcaron todos estos episodios.
  2. Subraya de rojo aquellos episodios que consideres tus “minas” (que te hayan traído negatividad). Asígnales un número entre 1 y 4, de acuerdo a la intensidad negativa que te hayan traído (1= mínima intensidad, 4= máxima intensidad). Calcula el tiempo total que abarcaron todos estos episodios.

A partir de esto puedes realizar diferentes evaluaciones acerca de tus manantiales y minas, el primero de ellos sería comparar el número de manantiales y minas que tuviste en el día, aquí, Fredrickson sugiere sólo contar los episodios positivos que tuvieron “1” o más de intensidad. La segunda evaluación sería comparar el puntaje total de positividad y negatividad durante el día. Y una tercera evaluación sería comparar el tiempo de nuestra vida que pasamos en nuestros “manantiales” y el que pasamos en nuestras “minas”. Es importante reflexionar acerca de como podríamos incrementar nuestros manantiales o como podríamos dedicar mayor tiempo a ellos, además de pensar en la manera en que podríamos evitar nuestra minas o por lo menos su efecto “negativo” (recientemente, un alumno me comentó que a él le provocaba negatividad comer solo, pero que se le ocurría comer escuchando su música favorita, que es algo que disfruta mucho).

Sólo me queda invitarlos e invitarlas a que realicen esta actividad, la misma Fredrickson menciona que al principio puede parecernos un poco larga y tediosa, pero que sin duda nos será de utilidad y además con la práctica nos habituaremos a evaluar mentalmente todas nuestras actividades y paulatinamente podremos dejar de tener que evaluarlas de esta manera. Me despido por el momento y espero que su vida esté llena de manantiales!!!!!!!

Fuente del ejercicio: Fredrickson, B. (2009). Vida positiva. Bógota: Norma.

Canción para “Aprender a ser Feliz”

Hola a los y las lectoras de este blog. Entre situaciones laborales y médicas, no he tenido tiempo de escribir un tema nuevo, así que por el momento les quiero compartir este video que esta en YouTube y que nos presenta varios consejos para ser felices, espero que les guste y ya para el fin de semana les traeré temas nuevos. Saludos a todos y todas!!!!!!!! (Nota: el video no se puede reproducir en este blog, pero al darle click les sale un link para que lo puedan ver directamente en YouTube)

La ciencia del amor. Parte 2: Teoría de John Gottman.

Para concluir -momentáneamente- con esta serie de posts acerca del amor, les quiero compartir los aspectos generales del psicólogo John Gottman, quien junto a su equipo de investigadores de la universidad de Washington han estudiado a cientos y cientos de parejas a lo largo de los años. En ocasiones, Gottman y su equipo observan a una pareja mientras discuten sobre un tema en el que no se han puesto de acuerdo, otras veces, pasan varios días completos en una “casa” realizada ex-profeso para observar día y noche la interacción de la pareja. A partir de esto, el equipo de Gottman ha podido identificar ciertos factores que se repiten de manera constante en las parejas que están en crisis, pero aun más importante, también han detectado aquellos que se relacionan con las parejas que se consideran “felices” y “exitosas”. 

¿Cuáles han sido los principales descubrimientos acerca de las parejas felices?:

a) A pesar de los malos momentos, en las parejas felices siguen predominando la presencia de recuerdos positivos: “no son más listas, más ricas o más astutas psicologicamente que otras parejas. Pero en sus vidas cotidianas han adquirido una dinámica que impide que sus pensamientos y sentimientos negativos sobre el compañero, ahogen los positivos” (Gottman y Silver, 2001, p. 17).  Las parejas felices y exitosas, a pesar de que se encuentren pasando por malos momentos, si les preguntaran acerca de su vida de pareja, recordarían más momentos positivos -que negativos- y a dichos momentos les asignarían un valor importante. En mis clases, a veces menciono que una pareja en crisis seguramente recordara más malos momentos que buenos, incluso en el día de su boda (por ej., “el/ella llego tarde”, “estuvo sólo al pendiente de su familia y amistades”, “me dejo sola/o resolviendo los problemas en la fiesta”, etc.).

John Gottman

b) John Gottman también menciona que es una idea errónea pensar que las parejas felices no se pelean o tienen discusiones. Cualquier pareja -feliz o no- tiene que enfrentarse a múltiples decisiones, donde en ocasiones, cada integrante tendrá opiniones distintas que podrán originar peleas y altercados. Sin embargo, las parejas exitosas tienen una forma distintiva de discutir, que evita que dichas peleas erosionen la relación de pareja. ¿Cómo discuten las parejas felices? En primer lugar, estas parejas manifiestan sus molestias de manera “suave” en lugar de plantearlas de manera agresiva. Por ejemplo, uno de los miembros de una típica pareja “feliz” y “exitosa” podría mencionar: “necesito que hables más conmigo y me compartas lo que sientes, en muchas ocasiones que discutimos, te ‘cierras’, te quedas callado y eso me hace sentir mal”, a diferencia del siguiente ejemplo, que ilustaria la manera en que una pareja en crisis plantearía el mismo problema: “no te interesa nada de lo que ocurre en la pareja, es imposible hablar contigo, siempre que quiero acercarme un poco a ti, evades la conversación y me haces sentir mal”.  También las parejas felices saben detectar cuando las discusiones van subiendo de intensidad y pueden hacer un comentario o realizar alguna acción para evitar que la pelea se “salga de control” y esto es bien recibido por la pareja. Otra característica relacionada a las discusiones, es que evitan quedar atrapadas en peleas insignificantes, que no valen la pena ponerlas por encima de la relación de pareja (alguna vez, un alumno mío puso como ejemplo, que la pareja dejara de pelearse por no ponerse de acuerdo en el color nuevo en que se pintaría la recámara) y se centran sólo en aquellas que son trascendentes. Finalmente, estas parejas llegan a acuerdos que por lo general se cumplen. Es curioso lo que menciona Gottman acerca de la forma en que discuten las parejas “felices”, él menciona que si las vieramos en esos momentos, seguramente nos aburriríamos, ya que por lo general, distan de las peleas a gritos y empujones que se presentan en otras parejas.

c) Por último, se encontró que la relación de las parejas felices tiene bastantes semejanzas a las buenas relaciones de amistad. “Los integrantes de la pareja prestan una gran atención a lo que está sucediendo en la vida del otro y se sienten emocionalmente conectados” (Gottman, Gottman y Declaire, 2008, p. 20). Estas parejas siguen teniendo la confianza para platicar acerca de sus temores, alegrías, sueños, anhelos, proyectos, etc. Saben que son escuchados por el otro y que realmente recibirán apoyo de su pareja. En este sentido, se destaca tres elementos que también están presentes en las relaciones de amistad: el respecto, el afecto y la empatía. 

Estos serían los factores generales que identificarían a las parejas felices y exitosas, sin embargo, también se han identificado siete factores específicos que se presentan de manera constante en estas parejas:

  1. Conocimiento amplio acerca de mi pareja (a lo que se le ha denominado como “mapas del amor”).
  2. Presencia de cariño y admiración.
  3. Se destina tiempo para realizar actividades juntos.
  4. Hay una influencia mutua.
  5. Se resuelven problemas de manera efectiva.
  6. Se apoyan mutuamente para alcanzar proyectos personales y de pareja.
  7. Se visualizan como una pareja feliz a largo plazo.

Seguramente en futuros posts hablaré de manera más detallada de alguno de estos 7 elementos, por lo mientras espero que su relación de pareja contenga varios de estos factores señalados por Gottman, o bien, si es que están ausentes, evaluén que aspectos podrían modificarse en su relación para que puedan sentir verdaderamente que son felices en su pareja. Como siempre, espero sus comentarios y nos leemos en unos días.

Referencias bibliográficas:
Gottman, J. & Silver, N. (2001). Siete reglas de oro para vivir en pareja. España: De bolsillo.
Gottman, J. Gottman, J. & Decalire, J. (2008). Diez claves para transformar tu matrimonio. Barcelona: Paidós.