Archive

Archive for the ‘Psicología positiva’ Category

Gracias por esperar

Parafraseando a una producción discográfica de los 90s de un famoso cantante que lanzaba un disco después de 8 años de ausencia, yo también les agradezco a los seguidores de este blog por su paciente espera ante mi ausencia para escribir nuevos posts. Y para reincorporarme poco a poco les comparto este interesante video presentado en las conferencias TED, donde, a través de un creativo documental, donde el diseñador Stefan Sagmeister nos presenta algunos datos importantes acerca de qué situaciones nos proporcionan felicidad. Creo que es un buen entremes para los siguientes temas que deseo compartirles en este espacio. Saludos again!!!!!

La fuerza del perdón: la historia de Phyllips Rodríguez y Aicha el-Wafi

Hace poco más de un año escribí una serie de post acerca del daño que nos causa guardar rencor y odio hacia una persona o situación así como de los beneficios que nos trae a nuestras vidas el poder perdonar (donde incluí un video que contiene una meditación acerca del perdón).  Hace apenas unos días vi un video en el sitio TED que relata la historia de dos mujeres -Phyllis Rodriguez y Aicha el-Wafi- que han establecido un lazo de amistad a partir de los atentados terroristas del 2001 a las Torres Gemelas de Nueva York, en donde los hijos de ambas estuvieron involucrados. Sin embargo, la manera en que se vieron involucrados los hijos de cada una de ellas fue muy distinta, ya que mientras el hijo de Phyllis Rodríguez falleció a partir del ataque al World Trade Center, el hijo de Aicha participó en el ataque terrorista. El hijo de Aicha fue capturado por el gobierno estadounidense y antes de ser juzgado Aicha se reunió con un grupo de madres que habían perdido a sus hijos debido al ataque terrorista. En este grupo se encontraba Phyllips, con quien empezó a establecer un vínculo de amistad que ha servido también para mitigar el dolor y odio en ambas mujeres. Para quienes quieran conocer más acerca de esta historia les recomiendo que visiten el sitio web “The Forgiveness Project” donde además de esta historia, encontrarán otras historias de perdón. Además les comparto el video de estas dos mujeres en las conferencias TED. En próximos posts estaré retomando el tema del perdón y lo que algunos psicólogos han comentado al respecto.

Héroe del mes: Graeme Taylor (lucha contra la homofobia)

El 17 de mayo se conmemora el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia. Se eligió este día, porque fue justo un 17 de mayo, pero de 1990, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) dejo de considerar a la homosexualidad como una enfermedad mental. Es importante mencionar que algunos años atrás, también la homosexualidad se había eliminado de la lista de enfermedades mentales del Manual Diagnóstico de Trastornos Mentales (DSM) que es publicado de manera periódica por la Asociación Americana de Psiquiatría (APA). Ambos organismos -OMS y APA- son los principales referentes a nivel mundial con respecto a enfermedades mentales y su posición oficial no es solamente dejar de considerar a la homosexualidad como enfermedad, sino también prohibir que cualquier profesional de la salud mental sugiera que la homosexualidad se puede revertir o curar a través de algún tratamiento. Sin embargo los prejuicios negativos hacia las personas gays están lejos de ser erradicadas, y lamentablemente es frecuente que escuchemos noticias de discrimación en los ámbitos laboral, familiar y escolar.  Debido a esto, es que les traigo la historia de Graeme Taylor, un chico homosexual de 14 años que alzó la voz para apoyar a uno de sus maestros que fue suspendido tras expulsar a un alumno que emitió comentarios homofóbicos. Les comparto la historia de Taylor:

Jay McDowell, un profesor de instituto de la localidad de Howell, estado de Michigan, es sancionado –suspensión de un día de sueldo– por el consejo escolar de su centro tras expulsar a un alumno que emitió comentarios de corte homofóbico durante su clase; otro estudiante, Graeme Taylor, de 14 años, se presenta ante la junta disciplinaria para apoyar a su profesor y ofrece un conmovedor discurso, apasionado y sereno a partes iguales, en el que explica con una lucidez pasmosa y una argumentación inmaculada por qué no podemos aceptar ninguna manifestación homofóbica. Fuente: Blogmensgo.es

Este es un pequeño fragmento del discurso de Graeme presentado ante la jusnta disciplinaria de su escuela:

Soy gay y esto puede llevarme a tener problemas. Cuando escucho el discurso de Martin Luther King, donde mencionaba que quería que sus nietos no fueran juzgados por el color de su piel sino por su carácter, espero que también algún día seamos juzgados por nuestro carácter y no por el tipo de personas a quienes amamos.

Este profesor, me apoyo plenamente, por fin se rebeló y les dijo algo (a los alumnos que emitieron comentarios homofobos). He estado en aulas donde los estudiantes dicen las peores cosas acerca de las personas gays, cosas que me llevaron a realizar un intento de suicidio cuando tenía sólo nueve años. Estas son cosas que son muy malas. Un holocausto silencioso, en el que seis millones de gays se suicidan cada año, que está pasando. ¿Es realmente el ambiente que queremos en nuestras escuelas?

Lo mejor que pueden hacer hoy es levantar la suspensión del pago de salario al profesor. Él hizo algo extraordinario. Él hizo algo que inspiró a muchas personas. Fuente: Tetu.com

Por su muestra de fortalezas como la justicia, la valentía, la solidaridad y el deseo de que vivamos en un mundo con menos discriminación es que destaco a Greame Taylor como héroe del mes. Lamentablemente no hay un video subtitulado al español sobre Graeme Taylor, pero les comparto una entrevista que le realizó Ellen Degeneres para los lectores que entienden de manera fluida el inglés -y ojalá nos comenten algo de lo que presenta este video.

Y me despido, parafraseando un fragmento de la canción Imagine de John Lennon: “Imagina que no hay nada por lo que matar o morir, imagina a toda la gente viviendo en paz, puedes decir que soy un soñador, pero no soy el único, espero que un día te nos unas y el mundo vivirá como uno solo”.

Regalar flores genera felicidad

¿Te has puesto a reflexionar acerca de como algunas “pequeñas” cosas pueden influir de manera importante en nuestras vidas? Hace apenas unas semanas en un curso estaba viendo un documental sobre el suicidio y uno de los psicólogos entrevistados comentó acerca de una investigación llamada “estudio de las cartas afectuosas”, donde un grupo de pacientes con tendencias suicidas recibían una carta de su médico con un sencillo mensaje: “pensamos en ti, espero que estes bien, estamos aquí si nos necesitas”. Posteriormente a recibir estos mensajes, disminuía el nivel de ideación y planeación suicida.

Otra investigación que llamó mi atención es la realizada por la psicóloga Jeannette Haviland-Jones quien trabaja en la Universidad Estatal de Nueva Jersey. Dicha investigación se centró en la relación que existe entre obsequiar flores y la satisfacción y felicidad personal. De manera general, se encontró que existen claros indicios de aumentos significativos en las emociones positivas de quién recibe flores. Entre los resultados más destacados por diversos sitios de internet acerca de este estudio se encuentran los siguientes:

1. Las flores tuvieron un impacto inmediato sobre la felicidad. Todos los participantes expresaron rasgos de felicidad y respondieron con una sonrisa verdadera al recibir las flores, lo que demuestra alegría extraordinaria y gratitud. Esta reacción es universal y ocurrió en todos los grupos de edad.

2. Las flores tuvieron un efecto positivo a largo plazo en los estados de ánimo. En concreto, los participantes del estudio reportaron sentirse menos deprimidos, ansiosos y agitados después de recibir flores, y mostraron un mayor sentido de disfrute y satisfacción con la vida.

3. Recibir flores fortaleció el nivel de intimidad de las relaciones interpersonales. La presencia de las flores dió lugar a un mayor contacto con la familia y amigos. Fuente: Rutgers Behavioral Study Links Flowers and Life Satisfaction.

Les invitó a que lean el estudio completo: An Environmental Approach to Positive Emotion: Flowers. Y espero que reciban y regalen muchas flores en su vida, yo por lo mientras les comparto este video de Youtube que contiene muchas flores y una bonita música de fondo para relajarnos.

Experiencias y Recuerdos: 2 vías distintas para ser feliz

Antes que nada, gracias a quienes me han hecho llegar sus comentarios sobre el post “¿Quieres ser feliz? recuerda más y experimenta menos”. Deseo realizar algunas aclaraciones al respecto de lo que planteé en dicho post:

1) Kahneman NO discute si es mejor tener recuerdos que experiencias -o viceversa-, lo que plantea es que nuestro cerebro registra y vive de manera diferente ambos elementos, por lo que propone hablar de un “yo experiencial” y un “yo de los recuerdos”. En psicología hay una larga tradición de investigaciones que demuestran que de manera frecuente nuestra memoria va reconstruyendo las experiencias que vivimos , por lo que muchas veces lo que recordamos no corresponde a lo que vivimos. Kahneman menciona que hacemos “cuentos” o “historias” de un conjunto de experiencias que vivimos -por ejemplo, las vacaciones de verano, el retiro del fin de semana, mi primer embarazo, etc. Un caso extremo acerca de como construimos recuerdos es esta anécdota que cuenta el psicólogo suizo Jean Piaget en algunos de sus libros:

“Estaba sentado en mi cochecito, la niñera lo empujaba cuando de repente un hombre intentó secuestrarme. La niñera se interpuso con valentía, el ladrón la arañó, apareció la policía, y el ladrón huyó. Aún veo toda la escena e incluso sé en qué entrada de metro sucedió. Trece años después, mi familia recibió una carta de la niñera donde mencionaba que se había inscrito en el Ejército de Salvación y quería lavar su conciencia. Nos devolvía el reloj que le habían regalado por su valiente acto. Porque ese asalto nunca sucedió. Se lo había inventado. Yo había crecido con esta historia y la había convertido en un recuerdo propio, llenando la ficción de vívidos detalles y emociones intensas” Modificado de: Por qué el tiempo vuela cuando nos hacemos mayores.

Otro campo de estudio acerca de la reconstrucción de experiencias es acerca de la memoria de los testigos, donde se ha encontardo la información que proveen las personas que atestiguan un hecho no es 100% confiable. Para los que quieran ahondar un poco más sobre el tema les sugiero que lean el artículo “¡Esto es un atraco! Sesgos de la tipicidad en la memoria de testigos”.

2) Y la segunda gran aclaración es acerca precisamente del título del pasado post, que parecía sugerir que vivieramos más de los recuerdos y dejaramos de experimentar -mis disculpas si así se entendio. Cuando mencioné que experimentaramos “menos” me refería al tiempo que dedicamos a dichas experiencias y NO tanto a la “cantidad” de experiencias que podemos vivir. Como ya mencioné, el ser humano tiende a empaquetar una serie de experiencias, por lo que, en teoría, vamos a tener un mismo recuerdo agradable -o no- de unas vacaciones en un mismo lugar, ya sea que duren tres días o seis. Lo que afectaría nuestros recuerdos sería la variedad de episodios relacionadas a las experiencias que vivimos y en especial como finalizan. Y tal como lo mencioné en el pasado post, lo encontrado por Kahneman me genera más cuestiones por reflexionar que respuestas. Y sólo me queda invitarles a que vean la charla que dio en las conferencias TED para que tengan un panorama más completo de esta investigación y saquen sus propias conclusiones (Advertencia: para los que vieron el video de Kahneman del post pasado, este video contiene practicamente la misma información). Saludos!!!!!

¿Quieres ser feliz? recuerda más y experimenta menos

¿Ustedes que preferirían?: a) ganarte un viaje de tres días al lugar de tus sueños o b) ganarte un viaje de diez días de vacaciones al mismo lugar, pero sabiendo que el último día puede ser un día “malo” -ya sea por el clima, por que tendrás que alojarte en un sitio incómodo o cualquier cosa que pudiera producirte malestar emocional. De acuerdo al economista y premio Nobel Daniel Kahneman, debemos distinguir entre las experiencias que vivimos y los recuerdos que tenemos de estas experiencias. Las experiencias son aquellos momentos que forman parte de nuestro presente -que según nos relata el propio Kahneham, duran unos poco segundos- mientras que los recuerdos son las formas que evaluamos dichos recuerdos. En el cuestionamiento que les pongo al principio de este post, la opción “a” te haría vivir menos experiencias que la opción “b” -sin duda alguna, tenemos más experiencias vividas en 10 que en 3 días. Sin embargo, el hecho de que en la opción “b” nuestras vacaciones de ensueño sean empañadas por un último día desastroso hará que casi con seguridad los recuerdos asociados a ellas también sean malas. Esto lleva a Kaneham a postular que podemos diferencias dos tipos de “yo vivenciales” el “yo” asociado a las experiencias y el “yo” asociado a los recuerdos. En una conferencia que impartió menciona lo siguiente acerca de estos dos “yo”:

Lo que esto nos dice, es que podríamos pensar en nosotros mismos y en otras personas en términos de dos yos. Hay un yo que tiene experiencias, que vive en el presente y conoce el presente, es capaz de revivir el pasado,pero básicamente sólo tiene el presente. Es el yo que tiene experiencias el que trata un médico cuando pregunta: “¿Te duele ahora, cuando toco aquí?” Y luego hay un yo que recuerda, y el yo que recuerda es el que toma nota, y mantiene la historia de nuestra vida, y es al que el médico le pregunta, “¿Cómo se siente últimamente?” o “¿Cómo fue su viaje a Albania?” o algo así. Estas son dos entidades muy diferentes, el yo que tiene experiencias y el yo que tiene recuerdos y confundirse entre ellos es parte de la problemática de la noción de felicidad. Fuente: Transcripción TED Talk de Daniel Kahneman: “El misterio de la experiencia vs. la memoria”

Daniel Kahneman

En el post anterior había comentado sobre el tema del Bienestar Subjetivo, y como una de las formas en que se ha estudiado es a través de identificar las vivencias más cercanas que nos causan positividad o negatividad, lo caul estaría más relacionado al “yo” experiencial. Otra de las formas en que se ha estudiado el Bienestar Subjetivo es a través de evaluar que tan satisfechos estamos con nuestra vida, que estaría relacionado más con el “yo” de los recuerdos. Creo que este tema -por lo menos a mi- deja muchos temas para reflexionar ¿cómo evitar o disminuir el efecto negativo de una sola experiencia mala? ¿cómo influir en la manera en que evaluamos un conjunto similar de experiencias? ¿nos debería interesar más vivir un mayor número de episodios positivos que uno sólo, aunque este último durara más? En fin, pues sólo me queda invitarlos a que vean una conferencia de Daniel Kahneman donde aborda estos temas y ustedes saquen sus propias reflexiones. Saludos!!!!!

Encontrar las cosas que hacen que valga la pena vivir

Hace poco vi o escuché la siguiente pregunta: “¿qué es lo que para ti, hace que valga la pena vivir?”. Más que una respuesta general me parece que esta pregunta nos lleva a reflexionar sobre las múltiples situaciones que en realidad nos llevan a disfrutar del mundo y que en ocasiones dejamos a un lado. En esta semana comentaba en una clase, que en lo personal, cuando no tengo tiempo para ir a correr, ir al cine por lo menos dos veces al mes -o para escribir frecuentemente en este blog- debo de tomarme un tiempo para reflexionar que esta pasando en mi vida para que no pueda realizar estas actividades que disfruto tanto. Al respecto, Bárbara Fredrickson, quien es una de las principales representantes de la Psicología Positiva, menciona que las personas altamente felices tienen una proporción 3 a 1 de eventos positivos-negativos.

En su sitio web, Fredrickson presenta un cuestionario de positividad para que podamos checar nuestra proporción personal entre positividad-negatividad, mientras tanto les quiero compartir otro ejercicio propuesto por esta autora y al que podemos nombrar como “Manantiales y Minas” (M & M).

Manantiales: sucesos que nos proveen positividad

¿Qué son los manantiales? serían todas aquellas cosas que disfrutamos, nos hacen felices y nos permiten gozar de la vida.

¿Qué son las minas? serían todas aquellas cosas que nos ponen tristes, estresados o de mal humor y que evitan que disfrutemos de la vida.

Ahora bien, ¿cómo descubrir nuestros manantiales y minas personales?. Fredrickon sugiere recordar lo que hicimos el día de ayer y realizar los siguientes pasos:

  1. Anota cuando te despertaste y cuándo te acostaste.
  2. Reconstruye tu día, como si escribieras un diario. Dívide tu día en episodios y ponles un número y un breve título. Por ejemplo, en mi caso, el inicio del día de ayer quedaría de la siguiente manera:
  • 7:10-7:20 levantarme y vestirme (0)
  • 7:20-7:45 transladarme a correr al bosque (1)
  • 7:45-8:30 calentar y correr (4)
  • 8:30-8:45 desayunar en el bosque… (3)

Minas: sucesos que nos generan negatividad.

Fredrickson propone que cada episodio sea evaluado a través de 10 emociones, lo cual se puede acceder a través de su sitio web, sin embargo también podemos evaluar cada episodio de la siguiente manera:

  1. Subraya de verde aquellos episodios que consideres tus “manantiales” (que te hayan traido positividad). Asígnales un número entre 0 y 3, de acuerdo a la intensidad positiva que te hayan traído (0= mínima intensidad, 3= máxima intensidad). Calcula el tiempo total que abarcaron todos estos episodios.
  2. Subraya de rojo aquellos episodios que consideres tus “minas” (que te hayan traído negatividad). Asígnales un número entre 1 y 4, de acuerdo a la intensidad negativa que te hayan traído (1= mínima intensidad, 4= máxima intensidad). Calcula el tiempo total que abarcaron todos estos episodios.

A partir de esto puedes realizar diferentes evaluaciones acerca de tus manantiales y minas, el primero de ellos sería comparar el número de manantiales y minas que tuviste en el día, aquí, Fredrickson sugiere sólo contar los episodios positivos que tuvieron “1” o más de intensidad. La segunda evaluación sería comparar el puntaje total de positividad y negatividad durante el día. Y una tercera evaluación sería comparar el tiempo de nuestra vida que pasamos en nuestros “manantiales” y el que pasamos en nuestras “minas”. Es importante reflexionar acerca de como podríamos incrementar nuestros manantiales o como podríamos dedicar mayor tiempo a ellos, además de pensar en la manera en que podríamos evitar nuestra minas o por lo menos su efecto “negativo” (recientemente, un alumno me comentó que a él le provocaba negatividad comer solo, pero que se le ocurría comer escuchando su música favorita, que es algo que disfruta mucho).

Sólo me queda invitarlos e invitarlas a que realicen esta actividad, la misma Fredrickson menciona que al principio puede parecernos un poco larga y tediosa, pero que sin duda nos será de utilidad y además con la práctica nos habituaremos a evaluar mentalmente todas nuestras actividades y paulatinamente podremos dejar de tener que evaluarlas de esta manera. Me despido por el momento y espero que su vida esté llena de manantiales!!!!!!!

Fuente del ejercicio: Fredrickson, B. (2009). Vida positiva. Bógota: Norma.