Inicio > Psicología positiva > Encontrar las cosas que hacen que valga la pena vivir

Encontrar las cosas que hacen que valga la pena vivir

Hace poco vi o escuché la siguiente pregunta: “¿qué es lo que para ti, hace que valga la pena vivir?”. Más que una respuesta general me parece que esta pregunta nos lleva a reflexionar sobre las múltiples situaciones que en realidad nos llevan a disfrutar del mundo y que en ocasiones dejamos a un lado. En esta semana comentaba en una clase, que en lo personal, cuando no tengo tiempo para ir a correr, ir al cine por lo menos dos veces al mes -o para escribir frecuentemente en este blog- debo de tomarme un tiempo para reflexionar que esta pasando en mi vida para que no pueda realizar estas actividades que disfruto tanto. Al respecto, Bárbara Fredrickson, quien es una de las principales representantes de la Psicología Positiva, menciona que las personas altamente felices tienen una proporción 3 a 1 de eventos positivos-negativos.

En su sitio web, Fredrickson presenta un cuestionario de positividad para que podamos checar nuestra proporción personal entre positividad-negatividad, mientras tanto les quiero compartir otro ejercicio propuesto por esta autora y al que podemos nombrar como “Manantiales y Minas” (M & M).

Manantiales: sucesos que nos proveen positividad

¿Qué son los manantiales? serían todas aquellas cosas que disfrutamos, nos hacen felices y nos permiten gozar de la vida.

¿Qué son las minas? serían todas aquellas cosas que nos ponen tristes, estresados o de mal humor y que evitan que disfrutemos de la vida.

Ahora bien, ¿cómo descubrir nuestros manantiales y minas personales?. Fredrickon sugiere recordar lo que hicimos el día de ayer y realizar los siguientes pasos:

  1. Anota cuando te despertaste y cuándo te acostaste.
  2. Reconstruye tu día, como si escribieras un diario. Dívide tu día en episodios y ponles un número y un breve título. Por ejemplo, en mi caso, el inicio del día de ayer quedaría de la siguiente manera:
  • 7:10-7:20 levantarme y vestirme (0)
  • 7:20-7:45 transladarme a correr al bosque (1)
  • 7:45-8:30 calentar y correr (4)
  • 8:30-8:45 desayunar en el bosque… (3)

Minas: sucesos que nos generan negatividad.

Fredrickson propone que cada episodio sea evaluado a través de 10 emociones, lo cual se puede acceder a través de su sitio web, sin embargo también podemos evaluar cada episodio de la siguiente manera:

  1. Subraya de verde aquellos episodios que consideres tus “manantiales” (que te hayan traido positividad). Asígnales un número entre 0 y 3, de acuerdo a la intensidad positiva que te hayan traído (0= mínima intensidad, 3= máxima intensidad). Calcula el tiempo total que abarcaron todos estos episodios.
  2. Subraya de rojo aquellos episodios que consideres tus “minas” (que te hayan traído negatividad). Asígnales un número entre 1 y 4, de acuerdo a la intensidad negativa que te hayan traído (1= mínima intensidad, 4= máxima intensidad). Calcula el tiempo total que abarcaron todos estos episodios.

A partir de esto puedes realizar diferentes evaluaciones acerca de tus manantiales y minas, el primero de ellos sería comparar el número de manantiales y minas que tuviste en el día, aquí, Fredrickson sugiere sólo contar los episodios positivos que tuvieron “1” o más de intensidad. La segunda evaluación sería comparar el puntaje total de positividad y negatividad durante el día. Y una tercera evaluación sería comparar el tiempo de nuestra vida que pasamos en nuestros “manantiales” y el que pasamos en nuestras “minas”. Es importante reflexionar acerca de como podríamos incrementar nuestros manantiales o como podríamos dedicar mayor tiempo a ellos, además de pensar en la manera en que podríamos evitar nuestra minas o por lo menos su efecto “negativo” (recientemente, un alumno me comentó que a él le provocaba negatividad comer solo, pero que se le ocurría comer escuchando su música favorita, que es algo que disfruta mucho).

Sólo me queda invitarlos e invitarlas a que realicen esta actividad, la misma Fredrickson menciona que al principio puede parecernos un poco larga y tediosa, pero que sin duda nos será de utilidad y además con la práctica nos habituaremos a evaluar mentalmente todas nuestras actividades y paulatinamente podremos dejar de tener que evaluarlas de esta manera. Me despido por el momento y espero que su vida esté llena de manantiales!!!!!!!

Fuente del ejercicio: Fredrickson, B. (2009). Vida positiva. Bógota: Norma.
  1. febrero 28, 2012 a las 4:04 pm

    Ok, con gusto esperaré tu experiencia.

  2. elvira gonzalez hernandandez
    febrero 18, 2012 a las 11:49 am

    hola buenos dias exselente idea lo practicae y les digo como me fue

  3. Gaby
    mayo 1, 2011 a las 6:41 pm

    Hola. la verdad es que Dios nos dio la vida para poder disfrutarla, pero si tomamos bien nuestra decision, entonces vale la pena vivir

  1. diciembre 16, 2011 a las 8:30 am
  2. mayo 6, 2011 a las 10:11 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s