Archivo

Archive for the ‘Pareja’ Category

Viejos cuentos, nuevos finales (equidad de género)

Fiona: rompiendo estereotipos acerca de lo que es ser "una princesa"

Hola a todos y todas, hoy les traigo un post chiquito, ya que el trabajo me ha robado tiempo para hacer otras actividades, como lo es escribir en este blog. Sin duda alguna, tanto los padres/madres de familia y la escuela son los principales agente de socialización, a través de ellos vamos aprendiendo normas y reglas de conductas, creencias religiosas y políticas, formamos hábitos y vamos construyendo nuestra propia manera de ver el mundo. A estos dos factores -familia y escuela- podemos agregar un tercer elemento socializador: los medios de comunicación (televisión, radio, literatura, etc.). Sin duda alguna, la información que recibimos de los medios de comunicación nos influye en cierta medida para que desarrollemos ciertas creencias acerca del mundo. De manera específica, en cuestión de roles de género, los medios de comunicación por mucho tiempo habían ayudado a solidificar un estereotipo “rígido” acerca de lo que es ser hombre, mujer, lo que es una relación de pareja, etc., por ejemplo, quién no recuerda a las clásicas princesas de Disney, las cuales tendrían una vida desdichada si no encontraban a su príncipe azul quien iba a convertirse en su salvador. Aunque estos estereotipos se siguen transmitiendo en muchos programas y películas, se han ido matizando e incluso ha habido intentos para mostrarnos roles más flexibles entre mujeres y hombre -un ejemplo, es la película de Shrek, donde la princesa ya no es tan indefensa y tierna como las princesas tradicionales. Me parece importante que contemos historias donde existan roles más flexibles entre mujeres y hombres. Ya en un post pasado les compartía el cuento “La cenicienta que no quería comer perdices” donde se muestra la historia de una “cenicienta alterna” y ahora les comparto este video llamado “Viejos cuentos, nuevos finales” -realizado por el Servicio Nacional de la Mujer (SENARM) de Chile- donde se nos muestra la historia de dos princesas que también se comportan de manera distinta a aquellas princesas que esperaban a ser salvadas por su príncipe, espero les sea de su agrado, saludos!!!!!

Anuncios

La ciencia del amor. Parte 2: Teoría de John Gottman.

Para concluir -momentáneamente- con esta serie de posts acerca del amor, les quiero compartir los aspectos generales del psicólogo John Gottman, quien junto a su equipo de investigadores de la universidad de Washington han estudiado a cientos y cientos de parejas a lo largo de los años. En ocasiones, Gottman y su equipo observan a una pareja mientras discuten sobre un tema en el que no se han puesto de acuerdo, otras veces, pasan varios días completos en una “casa” realizada ex-profeso para observar día y noche la interacción de la pareja. A partir de esto, el equipo de Gottman ha podido identificar ciertos factores que se repiten de manera constante en las parejas que están en crisis, pero aun más importante, también han detectado aquellos que se relacionan con las parejas que se consideran “felices” y “exitosas”. 

¿Cuáles han sido los principales descubrimientos acerca de las parejas felices?:

a) A pesar de los malos momentos, en las parejas felices siguen predominando la presencia de recuerdos positivos: “no son más listas, más ricas o más astutas psicologicamente que otras parejas. Pero en sus vidas cotidianas han adquirido una dinámica que impide que sus pensamientos y sentimientos negativos sobre el compañero, ahogen los positivos” (Gottman y Silver, 2001, p. 17).  Las parejas felices y exitosas, a pesar de que se encuentren pasando por malos momentos, si les preguntaran acerca de su vida de pareja, recordarían más momentos positivos -que negativos- y a dichos momentos les asignarían un valor importante. En mis clases, a veces menciono que una pareja en crisis seguramente recordara más malos momentos que buenos, incluso en el día de su boda (por ej., “el/ella llego tarde”, “estuvo sólo al pendiente de su familia y amistades”, “me dejo sola/o resolviendo los problemas en la fiesta”, etc.).

John Gottman

b) John Gottman también menciona que es una idea errónea pensar que las parejas felices no se pelean o tienen discusiones. Cualquier pareja -feliz o no- tiene que enfrentarse a múltiples decisiones, donde en ocasiones, cada integrante tendrá opiniones distintas que podrán originar peleas y altercados. Sin embargo, las parejas exitosas tienen una forma distintiva de discutir, que evita que dichas peleas erosionen la relación de pareja. ¿Cómo discuten las parejas felices? En primer lugar, estas parejas manifiestan sus molestias de manera “suave” en lugar de plantearlas de manera agresiva. Por ejemplo, uno de los miembros de una típica pareja “feliz” y “exitosa” podría mencionar: “necesito que hables más conmigo y me compartas lo que sientes, en muchas ocasiones que discutimos, te ‘cierras’, te quedas callado y eso me hace sentir mal”, a diferencia del siguiente ejemplo, que ilustaria la manera en que una pareja en crisis plantearía el mismo problema: “no te interesa nada de lo que ocurre en la pareja, es imposible hablar contigo, siempre que quiero acercarme un poco a ti, evades la conversación y me haces sentir mal”.  También las parejas felices saben detectar cuando las discusiones van subiendo de intensidad y pueden hacer un comentario o realizar alguna acción para evitar que la pelea se “salga de control” y esto es bien recibido por la pareja. Otra característica relacionada a las discusiones, es que evitan quedar atrapadas en peleas insignificantes, que no valen la pena ponerlas por encima de la relación de pareja (alguna vez, un alumno mío puso como ejemplo, que la pareja dejara de pelearse por no ponerse de acuerdo en el color nuevo en que se pintaría la recámara) y se centran sólo en aquellas que son trascendentes. Finalmente, estas parejas llegan a acuerdos que por lo general se cumplen. Es curioso lo que menciona Gottman acerca de la forma en que discuten las parejas “felices”, él menciona que si las vieramos en esos momentos, seguramente nos aburriríamos, ya que por lo general, distan de las peleas a gritos y empujones que se presentan en otras parejas.

c) Por último, se encontró que la relación de las parejas felices tiene bastantes semejanzas a las buenas relaciones de amistad. “Los integrantes de la pareja prestan una gran atención a lo que está sucediendo en la vida del otro y se sienten emocionalmente conectados” (Gottman, Gottman y Declaire, 2008, p. 20). Estas parejas siguen teniendo la confianza para platicar acerca de sus temores, alegrías, sueños, anhelos, proyectos, etc. Saben que son escuchados por el otro y que realmente recibirán apoyo de su pareja. En este sentido, se destaca tres elementos que también están presentes en las relaciones de amistad: el respecto, el afecto y la empatía. 

Estos serían los factores generales que identificarían a las parejas felices y exitosas, sin embargo, también se han identificado siete factores específicos que se presentan de manera constante en estas parejas:

  1. Conocimiento amplio acerca de mi pareja (a lo que se le ha denominado como “mapas del amor”).
  2. Presencia de cariño y admiración.
  3. Se destina tiempo para realizar actividades juntos.
  4. Hay una influencia mutua.
  5. Se resuelven problemas de manera efectiva.
  6. Se apoyan mutuamente para alcanzar proyectos personales y de pareja.
  7. Se visualizan como una pareja feliz a largo plazo.

Seguramente en futuros posts hablaré de manera más detallada de alguno de estos 7 elementos, por lo mientras espero que su relación de pareja contenga varios de estos factores señalados por Gottman, o bien, si es que están ausentes, evaluén que aspectos podrían modificarse en su relación para que puedan sentir verdaderamente que son felices en su pareja. Como siempre, espero sus comentarios y nos leemos en unos días.

Referencias bibliográficas:
Gottman, J. & Silver, N. (2001). Siete reglas de oro para vivir en pareja. España: De bolsillo.
Gottman, J. Gottman, J. & Decalire, J. (2008). Diez claves para transformar tu matrimonio. Barcelona: Paidós.

La ciencia del amor. Parte 1: Teoría del amor de Sternberg

Ya en el post pasado había anticipado que los investigadores han encontrado algunos indicios acerca de los ingredientes que conformarían una relación de pareja exitosa y feliz. Quiero compartirles los hallazgos los siguientes dos investigadores: Robert Sternberg y John Gootman.

Robert Sternberg es uno de los psicólogos contemporáneos cuyas investigaciones han tenido gran influencia en diversas áreas de la psicología, entre las que destacan sus teorías de la inteligencia, la creatividad, la sabiduría y acerca del amor. Una de las teorías acerca de el amor que realiza Sternberg  acerca de que el amor, se proponen una serie de  o las relaciones de pareja se conforman a partir de determinadas historias que las personas van construyendo a lo largo de la vida. Aunque cada historia es personal, se pueden agrupar en 25 grandes tipos de historias. Dependiendo del tipo de historia que desarrollemos será más fácil que nos atraiga “la historia” de otra persona y que iniciemos una relación de pareja. A pesar de que esta teoría es más reciente, sin lugar a duda, su “teoría triangular” es la que sigue teniendo mayor presencia para explicar los elementos que conforman el amor.  En esta teoría, Sternberg identifica los siguientes tres elementos:

  1. Intimidad: se refiere a la capacidad de compartir sentimientos, confiar, sentirse acompañado y saber que el otro tiene los mismos intereses para la relación. Este componente se relaciona con aquellos sentimientos dentro de una relación que promueven el acercamiento, el vínculo y la conexión.
  2. Pasión: se refiere al estado de intenso deseo de unión con el otro. La expresión de deseos y necesidades, tales como las de autoestima, entrega, sumisión y satisfacción sexual estarían altamente relacionados con este componente.
  3. Compromiso: consiste de dos aspectos, uno a corto plazo y otro a largo plazo. El primero es la decisión de amar a otra persona, mientras que el segundo es el compromiso por mantener ese amor. Fuente: Cooper, V. y Pinto, B. (2008). Actitudes ante el amor y la teoría de Sternberg.

El amor “ideal” estaría integrado por una buena dosis de estos tres ingredientes (Intimidad + Pasión + Compromiso), sin embargo no todas las relaciones de pareja se caracterizan por grandes dosis de estos elementos, tan sólo pensemos en las tan famosas relaciones “free” donde el factor “compromiso” estaría ausente. Asimismo, a lo largo del tiempo, las “dosis” presentes de estos tres ingrediente en una relación de pareja pueden cambiar. En la siguiente figura, podemos observar los diferentes tipos de amor que tendrían como resultado las diferentes combinaciones de los tres elemntos del amor propuestos por Sternberg:

La teoría que nos propone Sternberg tiene la cualidad de ser sencilla y por lo mismo, bastante entendible tanto para profesionales como para quienes no lo son, además de que los componentes que propone también presentan una relativa facilidad para ser evaluados por la misma pareja, por ejemplo, yo los invitaría a que reflexionaran lo siguiente ¿qué tan presentes están estos tres elementos en sus relaciones de pareja? y a partir de ello, podríamos buscar fomentar aquellos componentes que han ido desapareciendo en nuestras vidas amorosas. Por cierto, el propio Sternberg, propone una escala para identificar nuestro propio estilo amoroso. En el próximo post de esta serie, les comentaré las generalidades de otro investigador de las relaciones de pareja. John Gottman. saludos!!!!

El fabuloso viaje de vivir en pareja

“Elige a tu pareja con mucho cuidado. De esta decisión dependerá el 90% de toda tu felicidad o tu tristeza; pero después de elegir cuidadosamente, el trabajo apenas empieza”.

Esta reflexión de H. Jackson Brown nos lleva a pensar acerca de lo complicado que puede a veces resultar tratar de mantener en un “buen estado de salud” a nuestra relación de pareja. Esto se complica aún más en la época actual, donde pareciera que la pareja es un objeto desechable, la cual se puede reemplazar en el primer momento en que empiece a haber un problema. Ante esta época de amores “express”, muchas personas añoran los viejos tiempos donde la pareja era “permanente”, donde sabías que ibas a vivir con él o ella “hasta que la muerte” los separara. Sin embargo, esto también traía complicaciones, ya que existían relaciones de pareja donde el cariño podían ser reemplazados por sentimientos y conductas negativas -odio, indiferencia o violencia- y sólo seguían unidas por esta creencia de que un matrimonio debía ser indisoluble. En la época actual, si bien es cierto que existen personas que evaden el compromiso y de manera sistemática “botan” a su pareja ante las primeras señales de algún problema en la relación, también es cierto que aún la mayoría de las personas anhelamos y queremos tener una relación de pareja de “larga duración” y si se puede que igual que en los viejos tiempos, sea “para siempre”. Esto nos plantea un gran reto, ya que para que mantegamos esa relación a lo largo del tiempo debemos considerar que es satisfactoria para nosotros -a diferencia, como se mencionó, de épocas pasadas donde a pesar de ya no existir amor y cariño la pareja se mantenía.Vivir en pareja y mantenernos en ella de manera satisfactoria es un arte, y los que lo logran realmente tienen beneficios a nivel emocional y psicológico. Al respecto, el sitio web BBC Mundo comenta una investigación realizada en Inglaterra acerca de los beneficios que trae a la salud vivir en una relación de pareja satisfactoria. En este artículo se comenta lo siguiente:

“En promedio, la gente casada vive más, las mujeres casadas tienen una mejor salud mental y los hombres casados tienen una mejor salud física. Uno de los estudios llevado a cabo con mil millones de personas en siete países europeos, encontró que las parejas casadas tenían una tasa de mortalidad entre 10 y 15% menor que la de toda la población. Quizás esto se debe a que formar parte de una relación significa tener un mejor sistema de apoyo social, con una red de individuos serviciales y compasivos, que comienza con el propio compañero. Y esto, dicen, conduce a un estilo de vida más sano y una mejor salud emocional y física. Los investigadores también observan que en ocasiones, es mejor estar solo que mal acompañado.    Los estudios muestran que las relaciones difíciles y estresantes, tanto de corto o largo plazo, tienen un impacto negativo en la salud y en estos casos, ‘poner fin a la relación trae consigo beneficios para la salud mental’.” (Fuente: BBCMundo, El matrimonio es bueno para la salud).

Ahora bien, ¿cómo mantener una relación satisfactoria y feliz? ¿cuáles son los ingredientes de estas parejas?. Varios investigadores han  buscado dar respuesta a estas interrogantes y afortunadamente esta búsqueda los ha llevado a encontrar hallazgos importantes para identificar los factores comunes a la mayoría de las relaciones de pareja “felices”. En los siguientes posts realizaré una reseña de algunos de estos hallazgos. Mientras, como adelanto les dejo un video que encontré en Youtube, donde se identifican aspectos positivos en los personajes de Carl y Ellie, protagonistas de la película de animación “Up” (la cual también ya se ha comentado en este blog en relación al tema de “Duelo y películas: UP”). ¿Y tú que haces para mantener en buen estado de “salud” a tu relación de pareja? ¿qué experiencias positivas has tenido en ella? Y espero que vivan de manera “feliz” este 14 de febrero.

5a feria “Amor… es sin violencia”

Mañana se festeja el día del amor y la amistad, y es importante recordar que quien te ama bien -ya sea amor de pareja o amigo- NO te hará sufrir ni te causará daño. El 14 de febrero es un buen día para festejar estas relaciones de pareja positivas, donde no se ejerce la violencia enla pareja. Y a propósito de esto, es que INMUJERES realizará la 5a versión de la feria “Amor… es sin violencia” donde se realizarán campañas de difusión para la identificación de conductas violentas en la pareja y estartegias para su prevención. En una nota del sitio de Radio Fórmula, la directora de INMUJERES, Martha Lucía Micher, comentó lo siguiente:

“La “Feria: Amor… es sin violencia”, se realizará el lunes 14 de febrero de 2011 de las 9:00 a las 19:00 horas en la Plaza de la República, en el Monumento a la Revolución (ciudda de México), y ofrecerá varias actividades informativas, lúdicas y culturales que permitan sensibilizar a la población sobre la necesidad de tomar medidas para eliminar la discriminación contra las mujeres.  En las carpas temáticas se instalarán mesas con material informativo de organizaciones civiles, de instituciones del Gobierno del Distrito Federal y de derechos humanos, prevención de la violencia contra las mujeres y en el noviazgo.  En el marco del Día del amor y la amistad se presentarán 12 bandas juveniles y a través de juegos y pláticas interactivas se hablará de temas como violencia en el noviazgo, feminicidios y la ley de Acceso a las Mujeres a un Vida Libre de Violencia, sexualidad y erotismo, entre otros.”

También les comparto un link a una entrevista en WRadio acerca de las actividades de esta feria Amor… es sin violencia. Y de corazón, les deseo que nuestras relaciones de amor y amistad estén libres de ella. saludos!!!!

¿Qué es “estar enamorado”?

Como ya se va volviendo costumbre año tras año, dedicaré este mes para realizar varios posts acerca de temas relacionados a las relaciones de amor y amistad. Y empezaré tratando de compartirles algunos datos que den respuesta al título de este post: ¿qué es estar enamorado?. Una famosa canción de los 70s ya mencionaba que “estar enamorado es divisar la estrella más pequeña, olvidar la muerte y la tristeza, ver el mar con árboles y rosas y escuchar la voz -de la persona amada- en otra boca”. Y esta canción no está tan alejada de lo que han descubierto algunos de los principales investigadores del amor, ya que cuando estamos en esta etapa nuestros pensamientos están centrados en la pareja y hace que veamos todo bello -empezando, claro está, por la misma persona amada.

Una de las principales especialistas en estos temas, es la socióloga Helen Fisher, quien ha tenido el acierto de analizar de manera profunda este tema no sólo desde su disciplina, sino también desde la perspectiva biológica, neurológica y psicológica. A partir de los hallazgos de sus investigaciones, Fisher ha podido señalar que el enamoramiento, el amor maduro y la simple atracción física-sexual, son procesos que, aunque están intimamente relacionados, presentan de manera clara, diferentes reacciones a nivel biológico, por ejemplo, el enamoramiento parecen estar asociado con un incremento en los niveles de dopamina (los cuales elevan nuestra capacidad de atención y concentración hacia un objetivo) y norepinefrina (que provoca aumento de enrgía, euforia, imsomnio y pérdida de apetito) y un descenso en los niveles de serotonina (que provoca conductas de tipo obsesivas). 

Pero volviendo a la pregunta que dio pie a este post, la misma Helen Fisher nos comparte en su libro “¿Por qué amamos?” las principales características de esta etapa de enamoramiento, entre las cuales se encuentran las siguientes:

a) Literalmente el ser amado “se nos mete a la cabeza” y cual “espirítu chocarrero” se apodera de todo nuestro ser. Esto provoca que nuestra atención este concentrada principalemente en el ser amado.

b) El enamoramiento es equiparable a que nos tomaramos varias “bebidas energetizantes” ya que nos llena de energía y nos sentimos como chicos o chicas superpoderosos(as).

c) Hay un famoso dicho que menciona que “el amor es ciego”, pero si somos más precisos, deberíamos decir que sólo es “ciego” este tipo de “amor romántico o enamoramiento”, que se caracteriza por engrandecer o idealizar a la otra persona y minimizar sus errores. Sin duda alguna, esta característica del enamoramiento es “un arma de dos filos” ya que a veces vemos “principes azules” o “princesas encantadoras” donde sólo hay “sapos” o “ranas”.

d) Otra característica que pudiera ser negativa si es que llega a niveles exagerados es la dependencia emocional que se vive en esta etapa, sin embargo, es importante en cierta medida, ya que esto garantizará que se dé una convivencia continua en la pareja, lo que a la larga afianzara la relación.

e) En esta etapa esperamos que nuestra pareja sea exclusivamente para nosotros y también nosotros nos comprometemos a ser exlusivamente de ella. Helen Fisher menciona que en teoría es posible amar o desear físicamente a más de una persona, pero que sería extremadamente difícil estar enamorado de dos personas a la vez, ya que como se comentó en puntos anteriores, los cambios biológicos y emocionales provocan nos centremos totalmente en la persona de la cual estamos enamorados.

f) Los enamorados están dispuestos a enfrentar cual grandes “guerreros” a las adversidades que amenacen a su relación. Esta característica ha sido retomada constantemente en la literatura, el cine y la televisión. Debido a esto, es que Helen Fisher ha denominado esta característica como “efecto Romeo y Julieta”, rememorando todo lo que hicieron este par de enamorados para evitar que sus padres impidieran su amor. Por cierto, los padres y madres que no están de acuerdo con las relaciones románticas de sus hijos, deberían evitar que sean percibidos por éstos como una amenaza a la relación, ya que, esto sólo incrementaría sus niveles de enamoramiento.

Finalmente Helen Fisher menciona que -afortunada o lamentablemente- esta etapa de enamoramiento es transitoria. Esto es congruente con lo encontrado por otros investigadores, que en general, mencionan que estar enamorado tiene una duración de entre 6 meses y tres años. ¿qué pasa después de esta etapa?, si la relación continúa se puede pasar a un “amor maduro” que esta caracterizado por el apego y un lazo emocional más estable y profundo, aunque menos intenso que en la etapa de “amor romántico” o enamoramiento. Sin embargo, la misma Fisher nos dice que hay circunstancias que nos podrían permitir volver a vivir esta etapa de enamoramiento con nuestra pareja, pero de eso ya les hablaré en próximos posts.

Por lo mientras les dejó unvideo de una conferencia que impartió Helen Fisher en el 2009 en la ciudad de Puebla en el evento “Ciudad de las Ideas” y les invitó a que lean su libro “¿Por qué amamos?”, publicado por editorial Taurus, en el cual me basé para realizar este post. Y me despediría, preguntándoles: Y para ustedes ¿qué es estar “enamorados”? Saludos!!!!!

Acercarnos en la diferencia

Campaña de la revista Psychologies-México

Hola a todas y todos los psicoblogeros, aquí de regreso escribiendo para ustedes, este mes he estado inmerso en la preparación de dos proyectos en los que voy a participar, uno relacinado a la psicología positiva y otro a la prevención e intervención temprana de comportamiento suicida. Lo malo es que todavía en las próximas semanas tendré ajustado el tiempo y postearé semanalmente, lo bueno es que tendré acumulada bastante información de estos temas y aprovecharé para compartirla con ustedes en una serie de posts que espero empezar a más tardar a inicios de abril. Explicado este punto, quisiera compartir a través de este medio la campaña que este mes está lanzando la revista Psychologies-México y que promueve la convicencia positiva entre hombres y mujeres a pesar de las diferencias de cada sexo. Los principios que sustentan esta campaña están plasmados en el siguiente decálogo que les transcribo a continuación:

  1. Practicar el respeto a toda persona y difundir que nadie se merece sufrir violencia ni discriminación a causa de su sexo.
  2. Promover que mujeres y hombres se reconozcan como seres creativos, seguros de sí mismos y sensibles, para que ambos rechacen la sumisión y la agresividad como rasgos “naturales” de ningún sexo.
  3. Estimular entre los sexos relaciones libres de humillación o burla. Enseñar a las niñas y a los niños nuevas formas de interacción, que fomenten el buen trato.
  4. Dar a conocer los efectos de la violencia doméstica: daña física y emocionalmente a la víctima (en general, mujer), y hace que el agresor vea la brutalidad como “normal”.
  5. Comunicar que los derechos humanos son iguales para todos, pero dada la inequidad que la mujer ha sufrido por siglos, urge ratificar sus derechos específicos: ser respetada física, psicológica y sexualmente; decidir sobre su vida sexual; expresar sus opiniones con libertad; obtener igual remuneración que un hombre por un trabajo igual, entre otros.
  6. Fomentar entre niñas y adultas el reconocimiento de su valor como personas, fuera de imágenes estereotipadas. Evitar que ciertos patrones de belleza y delgadez sean vistos como medios privilegiados de valoración social.
  7. Evitar encasillamientos en roles rígidos, como “la mujer es tierna y el hombre es valiente”. Comunicar que los rasgos positivos no se excluyen, ambos pueden ser valientes y tiernos, pues ninguno pierde dentidad y los dos se enriquecen.
  8. Impulsar en el entorno social una educación para niñas y niños que fomente el respeto, la autonomía y el goce pleno de los derechos humanos.
  9. Rechazar el rol de “supermujeres” que algunos medios difunden (guapa, profesionista exitosa, ama de casa perfecta, paraeja y madre ideal), que a ellas las sobrecarga y a ellos los minimiza. Difundir la repartición equitativa de tareas domésticas y laborales.
  10. Evitar ver al otro sexo como el enemigo a vencer y huir de acusaciones del tipo “todos los hombres son machos” o “todas las mujeres son chantajistas”. Reeducarnos para pensar en términos de interdependencia y equidad.

Me parece destacable esta campaña, y este blog coincide con los valores básicos que propone, por lo cual se une y apoya esta propuesta. ¿Ustedes qué ideas adicionales tienen acerca de esta convivencia entre hombres y mujeres? ¿Qué opinan de estos principios? ¿Cómo los viven en el día a día? Les invito a que escuchen también una entrevista de radio con la directora de Psychologies-México donde se habla de esta campaña, además de que pueden expresar su apoyo y sugerencias sobre este tema en sus sitios de Facebook y de Twitter. Saludos psicoblogeros!!!!