Inicio > Humanismo, Psicología > Dirigiendo nuestra vida

Dirigiendo nuestra vida

140509volar3En el post de “Ser dueños de nuestras vidas” comentaba acerca de la importancia de centranos en nuestros propios intereses y no en los de los demás. Marcus Buckingham en su libro “No se detenga… ponga a funcionar sus fortalezas” nos cuenta la siguiente historia:

El destino dotó a Matt de una habilidad física que después odiaría. Apenas a los seis años le dijeron a su madre que Matt tenía un excelente estilo para nadar y que debería buscar inscribirlo en un equipo de natación, ante lo cual, la madre buscó dónde pudieran admitirlo. En su prueba de ingreso, Matt al ver la alberca sintió de manera instintiva una sensación negativa, ante lo cual fingió no saber nadar, por lo que su madre lo regañó y le dijo que dejara de hacer tonterías. Matt no tuvo alternativa y empezó a nadar como lo hacía, tras lo cual fue admitido en el equipo y posteriormente empezó a destacar en las competencias. Sin embargo, a pesar de su excelente desempeño, Matt no disfrutaba de esta actividad e incluso empezó a tener migrañas de manera cotidiana en las épocas de mayor entrenamiento. Al transcurrir del tiempo, Matt seguía triunfando y recibiendo felicitaciones de sus amigos, familiares y entrenadores. No entendía cómo era que algo en lo cual era tan bueno pudiera hacerlo sentir tan mal. Tampoco sabía cómo abandonar algo para lo cual tenía tanto talento.

Había sin embargo algo en lo que Matt también era bueno y que además disfrutaba: la música. A Matt le encantaba componer y tocar la guitarra. El tiempo volaba cuando practicaba tocar un instrumento musical y no veía la hora de aplicar las ideas y habilidades que iba desarrollando en este campo. Por esto, Matt tomó un decisión difícil: anunció a su entrenador que abandonaría la natación. Matt tuvo la entereza de no ceder y no dejarse disuadir por las peticiones de su entrenador y padres quienes le proponían que dividiera su tiempo en las dos actividades. La decisión de Matt fue benéfica para él, ya que a través de los años aprendió a tocar otros instrumentos e inició un exitoso negocio de producción musical en California.

Fuente: Buckinghan, M. (2008). No se detenga… ponga a funcionar sus fortalezas. Bógota: Norma.

La historia de Matt ejemplifica esta premisa que nos comparten los psicólogos humanistas: es importante permitir que nuestro desarrollo psicológico se centre en nuestras propias necesidades y deseos, ya que de manera contraria sólo seremos como satélites, que giran alrededor de un ente externo (en este caso, lo que hagamos será sólo con base en los requerimientos de los demás), lo que limitará nuestra tendencia natural al crecimiento.  Una forma de evaluar si nuestros sueños y deseos giran en torno a nosotros mismos o en torno a los demás es analizar de dónde surge la motivación principal de los aspectos que deseamos cambiar. En su libro de Teorías de la Personalidad, Frager y Fadiman nos proponen el siguiente ejercicio:

Escribe una lista de tus fallas, defectos, limitaciones, etc. Utiliza frases completas, por ejemplo:

1.“Tengo cinco kilos de más”

 2.“Soy enojón, particularmente con mis padres”

3.“Nunca voy a entender los temas de matemáticas”

Escribe nuevamente estas afirmaciones como diferencias entre las características que tienes en realidad en este momento (que sería tu YO real) y cómo quisieras ser (YO ideal). Por ejemplo:

1.“Mi yo ideal pesa cinco kilos menos que yo”

2.“Mi yo ideal es tranquilo, constantemente dialoga y se mustra amable con mis padres”

3.“Mi yo ideal puede aprender matemáticas con mayor facilidad, no es un profesional, pero es capaz de aprender y recordar lo que aprende”

Lo importante es evaluar el YO yo ideal. ¿Parece que algunas de tus aspiraciones no son realistas? ¿Hay alguna razón para pensar que puedas modificar algunas de las metas que existen en tu descripción de tu yo ideal? ¿Tienes alguna razón para hacerlo o dejarlo de hacer? ¿De dónde surgen estas aspiraciones? ¿Surgen de tu propia persona o surgen más bien de las presiones de los demás o la sociedad?

Fuente: Fadiman, F. y Fragor, R. (1979). Teorías de la personalidad. México: Harla.

Es cierto que todos somos seres sociales y que debemos tomar en cuenta los puntos de vista de quienes nos rodean, pero sin caer en el error que nuestra vida gire completamente en torno a sus peticiones. Saludos!!!!!!

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s