Inicio > Cine y cortometrajes, familias, Historias de vida, Psicología positiva, reflexiones > Optimismo y pesimismo (Acerca del optimismo, 3a parte)

Optimismo y pesimismo (Acerca del optimismo, 3a parte)

optimismo1En el pasado post les compartí la historia de dos ratoncitos, y cómo los pensamientos pesimistas del primero de ellos lo condujeron a dejar de afrontar adversidades y perder la vida ante una de ellas. En este post me centraré en las características de las personas con pensamientos optimistas, para lo cual quiero recuperar la historia de la película “Un milagro para Lorenzo” (basada en un hecho real):

Augusta y Michaela Odone empezaron a afrontar la mayor adversidad en sus vidas cuando su hijo Lorenzo de 5 años empezó a presentar signos de alguna enfermedad (disminución de la capacidad auditiva y problemas en el lenguaje). Después de someterse a examenes neurológicos el diagnóstico que les dió el médico era desesperanzador: “Lorenzo padece una enfermedad rara llamada adrenoleucodistrofia (ALD), que destruye progresivamente la sustancia blanca del cerebro. No existe cura para la ALD. Su hijo perderá el habla, la vista, las funciones motoras y, por último, morirá”. Al querer informarse acerca de la enfermedad de sus hijos, el panorama era más sombrío todavía: la expectativa de vida era de dos años, la información sobre la enfermedad y su tratamiento era incipiente, sin embargo los Odone nunca perdieron la esperanza, investigaron por su cuenta todo lo referente a la enfermedad de su hijo, se pusieron en contacto con padres de hijos de la misma enfermedad, con investigadores, consiguieron patrocinios, realizaron congresos y experimentaron nuevos tratamientos. Gracias a todo esto, se encontró que un tipo de aceite podía detener el avance de esta enfermedad cuando esta en su fase inicial. Después de la expectativa de vida inicial de dos años, Lorenzo vivió más de 20 años a partir del diagnóstico de su enfermedad, muriendo el 30 de mayo de 2008, a la edad de 30 años…

Familia Odone

Familia Odone

Esta es sin duda una historia de amor, coraje y optimismo ante las adversidades. A pesar de la grave noticia, los Odone nunca se quedaron paralizados y siguieron luchando para vencerla, ¿qué caracteriza a los optimistas?, de manera general se puede identificar los siguientes rasgos:

  1. 1. Permanencia: las personas que tienen un estilo de pensamiento optimista tienden a pensar que las situaciones negativas que les suceden no son permanentes, sólo son temporales, por ejemplo, los Odone no se dejaron vencer al escuchar que no había un tratamiento para la enfermedad de Lorenzo, el que no la hubiera hasta ese momento no significaba que no la pudiera haber en un futuro, es decir, pensaron que a pesar de haber tenido en el pasado ciertos resultados negativos, es posible que se vayan a tener resultados diferentes en un futuro.
  2. Globalidad o alcance de la situación: en este rasgo, el pensamiento optimista tiende a pensar que los resultados adversos que tenemos en una situación abarcan sólamente un determinado ámbito de nuestras vidas y no a nuestra persona de manera total, por ejemplo, si un proyecto laboral es rechazado eso implica un error o falla en ese proyecto y no significa que todo lo que haga en el trabajo esté mal y mucho menos que yo sea una mala persona o un fracasado 8que sería una visión global de la situación negativa), en el caso de la historia de los Odone, tener un fallo en la búsqueda de tratamientos nuevos no significaba un error en otras áreas de su vida.
  3. Causa: finalmente, en este estilo optimista se tiende a pensar que las causas de las adversidades se encuentran “fuera de nosotros”, lo que evita que nos culpabilizemos, como es frecuente en las personas que tienen un estilo pesimista. Los Odone pudieron vivir culpabilizandose a ellos mismos por la enfermedad de su hijo (cuestión que por cierto, no es raro ver en padres de niños enfermos), sin embargo pudieron identificar que había factores externos que provocaban la enfremedad de su hijo y que era a los que debían conocer de manera profunda y combatir.

Si el pesimismo esta asociado a la depresión, por el contrario, los rasgos optimistas se asocian a la presentación de mayores conductas saludables, mejor estado de ánimo y mayores expectativas de vida. ¿Es posible desarrollar esta visión optimista? Algunos psicólogos mencionan que sí, y en el próximo post hablaré de esto.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s