Inicio > Psicología, reflexiones > Serie Mental (relación psiquiatra-paciente)

Serie Mental (relación psiquiatra-paciente)

pictLa semana pasada la cadena FOX estrenó en latinoamerica la serie Mental. Esta serie “sigue al Dr. Jack Gallaguer (interpretado por Chris Vance, mejor conocido por Prison Break), un dinámico y joven psiquiatra quien termina siendo director del Mental Health Services, un hospital de la ciudad de Los Ángeles. Ahí veremos como usa sus efectivos, pero pocos ortodoxos métodos para tratar a sus pacientes, y como lidia con su jefa que prefiere métodos más tradicionales, ella es Nora Skoff (interpretada por Annabella Sciorra), una mujer con quien casualmente Jack compartió un pasado amoroso” (Fuente: TV & Media Blog). La principal razón por la que deseo hablar de esta serie en este blog es por la relación entre el profesional de la salud mental y los pacientes que se pueden apreciar en esta serie, donde podemos ver dos principales formas de esta relación, la primera es la relación tradicional, en donde el profesional es visto como el poseedor de la verdad absoluta, la cual es validada por un discurso científico, esto implica que el psiquiatra, médico o psicólogo es el único que sabe lo que realmente le conviene al paciente, el cual es juzgado a través de una serie de protocolos previamente establecidos. La segunda relación, es la que plantea ver al paciente como un ser único e irrepetible, sin dejar de tomar en cuenta los aspectos de la patología que esta sufriendo, se parte de la idea que esa persona es mucho más que la patología que tiene. En esta serie durante su primer capítulo, aparece un paciente que sufre una especie de delirio y tiene que estar medicado, sin embargo, el protagonista de la serie aprecia también su lado positivo, en este caso un gran potencial artístico que tiene, además de buscar conocer a su paciente más allá de las paredes del hospital psiquiátrico, en este caso él y dos de sus asistentes buscan hablar con sus familiares cercanos. Me parece que esta de más decir que finalmente la posición que da mejores resultados es la del recién llegado director.

Esta crítica hacia una posición ortodoxa del médico o psicólogo ya ha sido realizda por diversos autores, como Thomas Szas o Michel Foucatl, que criticaban el exceso de “etiquetación patológica” en las personas, además de denunciar a los hospitales como simples instituciones que buscaban ejercer control sobre personas que se distanciaban de una conducta esperada por una sociedad dominante. Esto nos lleva a reflexionar acerca de la importancia de asumir una posición más equitativa entre estos principales actores en una relación terapéutica, y en el caso de los profesionales de la salud, no olvidar que más que una patología, cada persona que atienden tienen sus cualidades únicas e irrepetibles. Bueno, creo que en este post filosofé de más, pero si te gustó y quieres compartir tu experiencia ya sea que fueras profesional de la salud o por otro lado, el que recibió la atención médica o psicológica, será de gran importancia para seguir reflexionando sobre el tema.

Categorías:Psicología, reflexiones Etiquetas: ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. octubre 4, 2009 a las 12:03 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s