Inicio > Psicología, reflexiones > Psicología, espiritualidad y crisis (2a parte)

Psicología, espiritualidad y crisis (2a parte)

estress2La fe es caminar hacia el abismo cuando todas las evidencias nos llevan a la desesperanza. Es confiar en que podemos llegar al otro lado de cualquier cosa que tengamos por delante.

Después de un receso vacacional, retomaré los métodos propuestos por Bill O’Hanlon para aplicar la espiritualidad para afrontar nuestros problemas y crisis personales. Ya hablé del primer y segundo método, y sólo faltaría el tercero, que es el siguiente:

Método 3: desarrolle la compasión, el servicio y la fe

Para este método, Bill O’Hanlon nos sugiere tres ejercicios:

Ejercicio 1: Conectar con la compasión: recuerde algún momento en que se haya sentido muy necesitado de la comprensión y la compasión de los demás ¿cómo habría querido que le hablarán? ¿cómo le habría gustado que se relacionaran con usted? ¿qué palabras o tono de voz le habrían consolado más y le habrían servido de más ayuda en esos momentos? ¿qué conductas habrían marcado la diferencia? Quizás alguna persona le ofreció su amabilidad y comprensión o se compadeció de usted entonces ¿qué es lo que hizo esa persona concretamente? Ahora piense cómo podría poner en práctica lo que ha recordado con alguna persona de su entorno que necesite compasión en estos momentos.

Ejercicio 2: Prestar servicios: cuando le preocupe algún problema recurrente, elabore un plan para prestar algún servicio a alguien que forme parte de su vida o de su comunidad y que necesite ayuda o compañía. La próxima vez que se presente el problema, comprométase a dedicar tanto tiempo al servicio como el que pase con el problema.

Ejercicio 3: Conectar con la fe: recuerde un momento en que creyera que no había ninguna esperanza y en que sintiera pánico por unas noticias o un suceso terrible, pero en el que al final las cosas salieran mejor de las que se esperaba. Consiguió superarlo o las cosas no fueron tan terribles como había creído en un primer momento o sí que lo fueron, pero usted aprendió algo o avanzó en una dirección que al final le aportó algo positivo. Recuerde esta experiencia pasada y trabaje para mantener su fe en cualquier situación problemática que esté afrontando en estos momentos.

Fuente: O’Hanlon, B. (2003). Pequeños grandes cambios. México: Paidós.

About these ads
  1. noviembre 5, 2010 en 7:07 pm | #1

    Gracias por tu visita a este blog y que bueno que te haya sido útil este post.

  2. octubre 13, 2010 en 6:14 am | #2

    Me encanto, muy interesante. Gracias por compartirlo.

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 134 seguidores