Inicio > Psicología positiva, reflexiones > Tiempo para disfrutar los pequeños momentos de la vida (1a parte)

Tiempo para disfrutar los pequeños momentos de la vida (1a parte)

disfrutar-el-momento1En el mundo acelerado de hoy, muchos de nosotros “saltamos” de una actividad a otra durante el día sin tener la oportunidad de “saborear” realmente cada momento que nos ofrece la vida. Una escena que no será rara para muchos de nosotros es la preocupación constante que tenemos para llegar a tiempo a nuestro trabajo, escuela o de regreso al hogar, así como para la realización puntual de las múltiples tareas que realizamos en estos ámbitos de nuestra vida. Estamos pendiente del reloj, tal vez corriendo de un lado a otro, desesperados para llegar a tiempo a todos estos lugares, tal vez comiendo de prisa y realizando de manera automática las actividades que hemos llegado a considerar intrascendentes -como caminar tranquilamente por el parque, oler el aroma de los alimentos o sentarse un momento para contemplar el paisaje. Tanto en este post como en el siguiente, quiero reflexionar acerca de la importancia de dedicar un tiempo especial para disfrutar de estas pequeñas situaciones que tenemos diariamente y que nos pueden proporcionar placer a nuestras vidas.  En especial quiero comentar de manera breve lo que comenta la Psicología Positiva y de la existencia de un movimiento llamado Slow, que propone que periódicamente desaceleremos nuestro ritmo de vida en diversas áreas -comida, trabajo, dependencia a la tecnología, etc.

La importancia de disfrutar los momentos presentes para la Psicología Positiva

Para Martín Seligman (2003), el principal representante de la Psicología Positiva, disfrutar de manera consciente el presente, está asociado con la generación de emociones positivas  como la alegría, la tranquilidad, el entusiasmo la euforia, el placer y el llamado flow, o fluir, que incluye felicidad, competencia percibida e interés intrínseco por la actividad realizada (Csikszentmihalyi, 1990). De ahí, que es importante darnos un tiempo para disfrutar de estas pequeñas cosas que realizamos diariamente, en lugar de hacerlas de manera automática. Les dejo el siguiente ejercicio que tiene este fin y en el siguiente post continuaré con este tema, hablando un poco acerca del Movimiento Slow.

QUE TENGA UN BUEN DÍA. Resérvese un lapso de tiempo –una hora, medio día o todo un día– para ser conciente y disfrutar de sus actividades favoritas. Marque ese tiempo en su agenda y no lo cambie por nada. Realice esas actividades como haya planeado y tome conciencia de todo el placer que le brindan. Por ejemplo, si esta a punto de tomar una bebida que le guste -un café, té o chocolate- dedique algunos minutos para ser conciente y disfrutar su olor, color, sabor; o si camina de regreso a casa o corre en un parque, deténgase un momento para disfrutar del paisaje que esta a su alrededor. Este ejercicio nos enseña a prestar atención al placer y a esforzarnos para que sea intenso y duradero. Es sin duda el paso más divertido para alcanzar la felicidad”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s