Inicio > Literatura, reflexiones, terapia sistémica > Diario de una buena vecina (acerca de la importancia de las relaciones)

Diario de una buena vecina (acerca de la importancia de las relaciones)

diario-de-una-buena-vecinaEn los modelos de terapia sistémica, especialmente los de corte socioconstruccionista, se habla de la importancia de las personas con las que nos relacionamos a lo largo de nuestra vida. A partir de todas estas relaciones es que vamos construyendo nuestra forma de ver la vida, lo que va a formar nuestra forma de pensar, de comportarnos y de sentir. Son estas mismas relaciones las que nos pueden llevar a vivir de manera positiva o negativa cierta parte de nuestra vida.

En su novela Diario de una buena vecina, Doris Lessing (premio nobel de Literatura 2007) nos cuenta una bella historia que nos permite apreciar la importancia de las personas para ver la vida de manera diferente.

La historia nos presenta a Janna, una mujer de aproximadamente 50 años, quien trabaja en el equipo creativo de una revista femenina. Ella ha pasado por dos muertes cercanas, la de su madre y la de su esposo Freddie. Sin embargo, en ambos casos ella evitaba involucrarse emocionalmente en el cuidado de ellos.

Mi vida hasta la muerte de Freddie fue una cosa; luego otra. Hasta entonces, me consideraba una persona agradable. Como todo el mundo, más o menos. La gente con la que trabajo, en especial. Ahora sé que no me preguntaba cómo era, sino cómo se me juzgaba.

Doris Lessing

Doris Lessing

Sin embargo, después conoce a Maudie, una mujer de 90 años, con la que poco a poco va entablando una curiosa amistad. A través de esta relación, Janna va conociendo nuevas facetas de su vida, como la solidaridad, el apoyo y la amistad. Además se van volviendo visibles ante sus ojos diversas situaciones que antes no lo eran, como las necesidades que tienen las personas de la tercera edad, lo que la lleva a cuestionarse acerca de lo sufrido por su madre.

 

Creo que esta Janna que visita a Maudie cada día, una hora, dos horas, tres… no es la Janna que se negó participar cuando su marido, su madre, murieron. Permanezco horas junto a Maudie, dispuesta a darle lo que mi madre, mi marido necesitaban de mi: mi conciencia de lo que estaba sucediendo, mi partcicipación en ello.

De igual manera, empieza a disfrutar nuevos aspectos de la vida, como disfrutar tranquilamente una tarde. En resumen, su vida se ha ido transformando radicalmente a partir de su relación con Maudie.

Tuve tres largas y encantadoras semanas para mí sola,  largos días de primavera para que me complaciera en ellos… comprendí que estaba viviendo el tiempo como lo viven los ancianos, o los muy jóvenes. Me podía sentar sobre el muro de un jardín y contemplar la actividad de los pájaros en un arbusto… deleite. Deleite, es lo que ha hecho falta en mi vida, de lo que ni siquiera he sabido el nombre, he estado tan atareada… me encanta sentarme en un banco con algún anciano, porque ahora ya no temo a los ancianos, por el contrario, espero el momento en que confíen en mí lo suficiente como para contarme sus cuentos, tan llenos de historia. Les pregunto. ¿Dígame, que llevaba el día de su boda? Y, por alguna razón, siempre surge una risa, una sonrisa… me encanta todo, todo. Y más porque conozco la precariedad de todo ello… en cualquier momento el destino puede golpearme con una de un centenar de enfermedades, o accidentes… como Maudie, como todos esos viejecitos a los que sonrío ahora mientras voy entre ellos, poque ahora los conozco.

Es importante reflexionar acerca de toda nuestra gama de relaciones y de qué manera han influido en nuestras vidas, ¿qué nos han enseñado acerca de como ver el mundo? ¿cómo han influido en nuestra forma de comportarnos, pensar y sentir? ¿cuáles de ellas nos llevan a vivir la vida de una manera plena y cuáles nos llevan a vivirla de una manera limitada? En posteriores post trataré de hablar más acreca de este tema e incluir algunos ejercicios para reflexionar acerca de las pérsonas que han influido en nuestras vidas.

Referencias: Lessig, D. (2007). Diario de una buena vecina. México: Punto de lectura. 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. octubre 4, 2009 a las 12:01 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s