Inicio > Psicología positiva, reflexiones > El valor del perdón

El valor del perdón

En el pasado post mencionaba algunas reflexiones del Dalai Lama con respecto  la forma de enfrentar las injusticias, todas ellas encaminadas a evitar que las emociones negativas se “apoderen de nosotros”. En general, cuando dejamos que estas emociones nos invadan los más perjudicados somos nosotros. Una de las reflexiones mencionaba lo perjudicial e ineficaz que es sentir gozo debido a que le suceda algo malo a nuestros enemigos o personas que en algún momento pensamos que nos hicieron algún daño. Me he puesto a pensar muy seriamente en esto en los últimos días y creo que es todo un arte evitar que nos “aplasten estas sensaciones negativas”, y como todo arte, debemos de irla practicando para irla perfeccionando poco a poco. Un elemento que nos ayuda a esto, es el perdón, cuestión que es mencionada de manera constante por los investigadores en Psicología Positiva. A primera vista, podría parecer que el perdón sólo trae beneficio a la persona que infringe un daño, sin embargo, si nos ponemos a pensar más detenidamente, el perdón también trae importantes beneficios para el que lo ofrece. Martina Casullo mencionaba que “perdonar supone la voluntad de abandonar el derecho al resentimiento, los juicios negativos y las actitudes de indiferencia hacia quienes nos han lastimado o injuriado, posibilitando el desarrollo de sentimientos de compasión, generosidad y aún amor hacia ellos” (en Enright y sus colaboradores, 1998) además de que nos permite  “restaurar sentimientos de amor y confianza de manera tal que tanto víctimas como victimarios puedan poner punto final a un vínculo destructivo” (en Hargrave y Sells, 1997). (Si quieren leer este artículo de Casullo da click aquí).

Es importante aclarar que el perdón no es sinónimo de reconciliación, es decir, no implica necesariamente que la relación vuelva al estado original que tenía hasta antes de que apareciera el evento que le causó daño a una de las personas involucradas. Un ejemplo de esto, es cuando en una relación de pareja alguno de sus integrantes realiza una acción ofensiva hacia la otra persona -supongamos, una infidelidad o un acto de violencia- y después de esto pide ser perdonado. Generalmente este “perdón” se asocia a restaurar la relación. Sin embargo, la persona ofendida puede dedicir perdonar a su ofensor, pero también puede decidir no reanudar la relación de pareja.

El perdón tampoco debe confundirse con la condonación o indulto de una sanción justificada por la realización de una acción dañina. Algunos de ustedes recordarán el atentado que sufrio el Papa Juan Pablo II en 1981, posteriormente el visitó a su agresor Ali Agca en la prisión y le ofreció su perdón. Muchos pensaban ¿no es contradictorio que le haya perdonado y siga en prisión?, pero esta serái la diferencia que ya mencionaba, el perdón no es la condonación del daño, es decir, no implica minimizar las acciones negativas que se hicieron y no implica que la otra persona deje de resarcir el daño (otro ejemplo, es que podemos perdonar a un amigo porque perdió un libro que le prestamos, pero eso no implica que se lo dejemos de cobrar o de pedir que nos lo compre de nuevo).

Entonces ¿que es el perdón? debemos entenderlo como la acción de contemplar la acción dañina que hemos recibido desde cierta distancia. Al respecto, Sonja Lyubomirky en su libro La ciencia de la felicidad menciona que nos podemos dar cuenta de que hemos perdonado cuando hemos cambiado nuestra manera de pensar al punto de que nuestro deseo de perjudicar a la persona que nos ha hecho daño a disminuido o desaparecido y el deseo de beneficiar la relación con ella ha aumentado. Esta misma autora reflexiona acerca de varias estrategias para perdonar, quisiera compartirles una de ellas, que es la de realizar una carta de perdón a alguna persona que nos haya hecho daño o infringido alguna injusticia. En dicha carta debemos describir esta acción negativa que recibimos en su momento, cómo nos afectó y nos sigue afectando, expresar lo que hubieramos deseado que hubiera hecho la otra persona y finalizar con una expresión de perdón y comprensión hacia la persona que va dirigida la carta. Lyubomirky aclara que esta carta no necesariamente la debemos entregar a la persona que nos hizo daño-cuestíón que debemos valorar nosotros mismos- y que  también tenemos derecho a no perdonar -sin embargo, debemos ser conciente de los efectos negativos que tiene seguir “cargando” este rencor.

Como mencioné al principio del post, perdonar es todo un arte ¿qué opinan ustedes de esto? ¿han tenido la oportunidad de perdonar alguna vez?, en su caso, ¿qué beneficios experimentaron?. Nos leemos el fin de semana con un breve cierre acerca de estos temas, saludos.

About these ads
  1. diciembre 20, 2009 en 10:39 pm

    Hola Jacke, como mencioné, pues es un hábito que de acuerdo a nuestro estilo de vida lo debemos ir practicando a nuestro ritmo y finalmente el perdón es más provechoso en muchas ocasiones para nosotros mismos que para quien perdonamos. Saludos.

  2. Jackelyn Perez Mudano 2do semestre
    diciembre 20, 2009 en 4:36 pm

    Realmente quede impresionada!! el video estuvo genial, sobre el perdon, es un tema en lo personal superficial tengo tiempo que no ocupo ni la frase, es una forma de trabajar tu propia sanacion, dentro del dolor, que hay en la vida diaria. me encanto los pots, gracias por invitarme, considero que aun me falta demasiado y con lo que vi hoy me deleito sus mensajes tanto que estuve llorando me conoce que soy muy sentimental y esto me llego espero que tan profundo como para empezar a sanar.

  1. mayo 25, 2011 en 10:34 am
  2. octubre 8, 2010 en 11:20 pm
  3. diciembre 22, 2009 en 11:52 pm

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 146 seguidores